Venezuela en tinieblas

Lilibeth Sandoval 

Venezuela vive en la oscuridad y no de manera literal, porque quienes usurpan el poder se han alejado de los más elementales valores cristianos de respeto, amor al prójimo y amor a Dios, sino también porque los constantes apagones que se sufre a lo largo y ancho del país tiene a los venezolanos en la tinieblas.

Los ciudadanos cansados de tanta desidia queman cauchos, protestan y tocan cacerolas, pero son reprimidos por los cuerpos de seguridad de la tiranía que actúan como una especie de guardia pretoriana que lo que busca es proteger a Maduro y a su entorno olvidando que su función es defender la Constitución y no a un partido político. 

Ante los reclamos de la ciudadanía el chavismo inventa una serie de teorías conspirativas que pasa por unas iguanas hasta ataques electromagnéticos sin dejar de culpar a la derecha fascista criolla, a Donald Trump y al imperio. El chavismo quedó sin gente y sin discurso. 

Inhumanos son los apagones que deben soportar nuestros hermanos zulianos, donde a veces tienen escasas cuatro horas de luz, la situación se extiende a los estados andinos, al llano venezolano y a toda Venezuela. También en Caracas las barriadas y los principales sectores de la capital sufren por la desidia  del sistema eléctrico, incluso el metro que era un orgullo del país hoy está destruido. 

Ni contar con las fluctuaciones de voltaje que dañan equipo sin que Corpoelec se responsabilice de su reposición. A pesar que durante estos años de la falacia llamada socialismo del siglo XXI el chavismo ha invertido unos 105 mil millones de dólares, que haciendo un simple ejercicio de búsqueda en Internet eso equivale al doble del PIB del 2019 de Uruguay o a 10 veces el de Nicaragua. 

En el año 2010 se inventaron un decreto de emergencia eléctrica, pues en teoría con este documento pretendían resolver la precaria situación del sistema eléctrico. De allá hasta aquí han anunciado todo tipo de planes y Venezuela ha sufrido apagones que han dejado a todo el país a oscuras sin que nadie investigue dónde está el dinero aprobado para el sistema eléctrico. 

No puedo dejar de mencionar a mi estado Cojedes donde Jessie Chacón anunció en el 2015 la construcción de siete subestaciones eléctricas con la inversión de 190 millones de dólares y 1.800 millones de bolívares, que debieron construir en un lapso de dos años, han pasado 5 y solo hicieron una incompleta.

A pesar, de todo el dinero anunciado nadie ha investigado este desfalco a la nación que tiene a los venezolanos en las tinieblas, porque solo un cambio de gobierno nos permitirá ver la luz. Confío en Dios que así será, porque hay venezolanos de bien comprometido con una Operación de Paz y Estabilidad en Venezuela que permita desmantelar el Estado criminal y que los venezolanos tengan tranquilidad y paz.

Deja una respuesta

*