Venezolanos se reinventan y ejercen el digno oficio de taxista

Por: Ana Isabel Briceño Pérez

anacomunicador2013@gmail.com

Una avalancha de venezolanos ha llegado a los Estados Unidos, profesionales de diferentes áreas del saber, con más de dos títulos universitarios y posgrados han tenido que buscar alternativas para ganarse el pan. “Se puede creer que vivir en un país del primer mundo es la gloria, pero no resulta del todo cierto pues hay que trabajar duro para llegar a fin de mes y poder pagar las cuentas”, así lo afirma Elizabeth del Carmen Bermúdez Peña.

Bermúdez es una venezolana que llegó a Orlando, EE.UU, en mayo del 2015 en plan de turismo, pero ante la aceleración de la crisis social, política y económica del país prefirió quedarse. Ya había vivido en carne propia el acoso y la retaliación por su tendencia política opositora. Después de servir por 25 años en el Servicio Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat) se le despidió de manera injustificada.

“Me botaron porque aparecí retratada en una foto con el Gobernador del estado Miranda Henrique Carriles Radonski. Yo incluso después de ser despedida continué participando en las protestas contra el gobierno. Debo decir que voté por Hugo Chávez la primera vez, realmente creí que acabaría con la corrupción en el país, pero todo fue mentira pues la ‘corrupción´ ya se ha convertido en una institución”, acotó.

Un caso similar, es el de Arelis Mercedes Zozzi Pinto, educadora con 19 años ejerciendo éste noble oficio y quien tuvo que venirse de su natal Valencia, estado Carabobo ante el amedrentamiento que sufrió por parte de los colectivos.  Zozzi relata que en el 2014 cuando arreciaron las `guarimbas´ el colegio del cual es propietaria se llegó a ver en medio de una batalla campal entre bandos opositores y oficialistas. Se trata del colegio Nuestra Sra. de Fátima, que asegura Zozzi aún se mantiene en pie a duras penas porque incluso se vio obligado a cerrar sus puertas durante esa coyuntura.

“Dejé a una persona encargada del colegio porque la situación se tornó muy fuerte. Me vine con todos mis hijos. Aunque se cambie de gobierno, no creo que la recuperación del país sea tan rápida. Por eso no me veo retornando a Venezuela tan pronto”, expresó.

Guerreras y todo terreno

Elizabeth del Carmen Bermúdez, originaria de Caracas al llegar a este país realizó trabajo de limpieza en un hotel de 11:00pm a 5:00 am a la par que ayudaba a su hija con el cuidado de sus nietos. “Prácticamente, no dormía, de noche trabajaba y de día con los niños, por eso en el mes de noviembre del 2016 con un año cumplido con la licencia de este estado, apliqué para Lyft y comencé a prestar el servicio como taxista”.

Bermúdez es Licenciada en Ciencias Fiscales y Abogada de profesión, es de esas mujeres echadas para adelante, conversadoras y hasta jocosas al expresar sus ideas, sin que carezcan de inteligencia y coherencia. Dice con desparpajo que lleva 25 años felizmente divorciada y que levantó a sus hijas a fuerza de trabajo duro y constante.

Recientemente Bermúdez trabaja con Uber, otra empresa similar a Lyft que ofrece el servicio de taxis a precios accesibles. “Este trabajo es diferente a lo que hacía en Venezuela, yo laboraba en una oficina y ahora presto un servicio trasladando personas. Esto que hago jamás será como limpiar en un hotel, donde el trabajo físico es fuerte pero quizá lo peor es el maltrato y hasta la humillación que se debe soportar por parte de los superiores. Yo afortunadamente no he pasado por eso porque la limpieza que hice fue en las áreas públicas del hotel, pero si he escuchado los cuentos de mis hijas y amistades que lo han vivido”, enfatizó.

En el caso de Arelis Mercedes Zozzi Pinto no fue diferente le tocó limpiar en hoteles, lavar hileras de platos interminables e incluso ser estafada cuando no le pagaron el trabajo realizado. “Estos trabajos te exigen una fuerza física y yo soy una sobreviviente de cáncer de tiroides, por lo que no es recomendable ese tipo de oficio, más que todo por mis limitaciones fue que decidí hacer Lyft y Uber. También me facilita acomodar mi horario y fijarme un número de horas. Con Lyft y Uber se puede hacer en promedio hasta 2000$ mensuales, todo dependerá de lo que se trabaje”.

Manejo del tiempo

Entre las coincidencias con respecto a trabajar como taxista para Lyft y Uber, están el manejo del tiempo a discreción personal y según el número de horas que le dediques al día esa será tu ganancia. “Yo compré un carro año 2015 porque estaba consciente de que esta sería mi herramienta de trabajo. Para mi es una buena opción para manejar mis horarios, evitar el trabajo forzado de limpieza en hoteles, además de no tener un jefe que esté con un látigo sobre mí. Solo se trata de prestar un buen servicio. Entre las recomendaciones de Lyft y Uber está ofrecer agua y caramelos a los clientes, pero de verdad yo no creo que esta sea buena idea. Es mi opinión personal”.

Para Zozzi Pinto lo más importante es que haciendo Lyft y Uber se puede manejar los horarios. “Cuando se tienen niños que cuidar- en este caso su nieto nacido acá en los Estados Unidos- resulta conveniente este tipo de trabajos porque los realizas en el momento que puedes, sin ningún tipo de presión”, aseveró.

Víctimas del racismo

Bermúdez que realiza este trabajo también ha pasado ´malos ratos`. «En una ocasión recogí a una pasajera en el Walmart que está en Osciola. Al tomar el toll veo la expresión de molestia en el rostro de la mujer a través del espejo retrovisor.  Al tomar la I-4 la vía estaba con bastante tráfico y yo no puedo cambiar la ruta que me indicaba el GPS. En ese momento la mujer comenzó a decir cualquier cantidad de palabras obscenas, hasta perra y basura me dijo. Aunque yo no hablo bien inglés lo escribo y lo entiendo bastante. Cuando llegamos a la John Young había unas patrullas de policía y noto un cambio en su cara. A mí me faltó velocidad porque debí pararme donde estaban las patrullas de policía y quejarme. La mujer estaba tan exaltada que yo en un momento pensé podría agredirme. Esta mujer afroamericana y bastante corpulenta, por cierto, llamó a Lyft y se quejó porque no hablaba inglés por lo que en compensación para ella le dejaron la carrera gratis. Luego por un compañero que le pasó lo mismo, nos dimos cuenta de que es la misma mujer la que hace estos shows para no pagar”.

También por su falta de dominio del inglés Zozzi dice haber sido maltratada. “Yo transporté a un señor de raza hindú quien me gritó porque me dijo que cruzara en una calle y no lo hice. Tras 19 años lidiando con padres y representantes no es fácil sacarme de mi centro por lo que mantuve la calma y esto solo quedó como un incidente, pues no pusieron quejas sobre mi trabajo”.

¿Resulta rentable?

Para Bermúdez manejar para Lyft y Uber, no resulta tan rentable “una carrera de 30 minutos pueden ser 16$, todo depende del factor suerte, tal vez en 2 carreras hagas 30 o 40$, pero hay carreras cortas por las que ganas solo 3 a 5$.” A parte de este trabajo Bermúdez realiza entregas para Amazon. “Hace poco hice el curso de Taxes y el de venta de seguro de vidas, son alternativas adicionales para obtener dinero extra¨, explicó.

Zozzi tampoco cree que manejar para Lyft y Uber, sea muy rentable “el carro es un activo y hay que gastar en gasolina y lo que demande con el uso. Para mi es una oportunidad de tener un salario y contribuir con los gastos. Por mis limitaciones físicas es lo ideal”.

Lyft: es una empresa que ofrece un servicio de traslado en automóvil a pasajeros. Esta solicitud se hace a través de una aplicación bajada al teléfono. El cobro se realiza automáticamente a la tarjeta de débito o crédito del usuario registrado.

Oficinas centrales: San Francisco, CA

Director ejecutivo: Logan Green (jun. 2012–)

Fundación: 2012

Fundadores: Logan Green, John Zimmer

 

Uber Technologies Inc.es una empresa internacional que proporciona a sus clientes una red de transporte privado, a través de su software de aplicación móvil, que conecta los pasajeros con los conductores. El cobro se realiza a la tarjeta de débito o crédito del usuario.

 Fundación: marzo de 2009, San Francisco, CA

 Oficinas centrales: San Francisco, CA

 Fundadores: Travis Kalanick, Garrett Camp

 

Deja una respuesta

*