Una dieta equilibrada, la mejor aliada para prevenir infecciones y eludir al coronavirus

Un buen estado nutricional se obtiene a partir de una alimentación equilibrada, en cantidades adecuadas, y variada, que incluya todos los alimentos necesarios para satisfacer las necesidades de funcionamiento del organismo. En el contexto actual de pandemia por el COVID-19 y aislamiento social obligatorio, es importante reconocer cuáles son estos nutrientes y dónde se encuentran para poder tomar las mejores decisiones, tanto a la hora de cocinar como al hacer las compras.

Desde la Carrera de Nutrición de la Facultad de Medicina de la Universidad del Salvador, publicaron un informe sobre los nutrientes y otros componentes como los fermentos y probióticos que mejoran la inmunidad, en qué alimentos encontrarlos y cuáles son los más convenientes desde lo económico.

“Incorporamos la mayoría de las vitaminas, minerales y aminoácidos a través de la dieta. Por lo tanto, si nuestra alimentación es deficiente, el organismo no contará con la materia prima adecuada para fabricar anticuerpos o para regenerar un tejido. Hay alimentos más importantes que otros, porque influyen en la respuesta inmunológica”. La licenciada en Nutrición Diana Kabbache, profesora titular de la Carrera de Nutrición de la Facultad de Medicina en la Universidad del Salvador y profesora de la Carrera Especialización en Nutrición Clínica en la Universidad de Buenos Aires señaló que “las vitaminas como A, C y D, por ejemplo, cumplen un papel importante en la inmunidad, porque cuidan las barreras de defensa primaria, consolidan la integridad de los vasos sanguíneos y ayudan a mejorar las funciones de los glóbulos blancos, mientras que minerales como el hierro y el zinc colaboran a través del transporte de oxígeno en la formación de proteínas que formarán anticuerpos”.

Es conocida la función de la vitamina D en la protección a nivel de los bronquios y que la vitamina A cuida la piel del ingreso de elementos dañinos como micosis. Ciertos estudios sugieren que hay una mayor incidencia de infecciones respiratorias en quienes es deficiente el consumo de vitamina D. Por eso, se cree que consumirla y su activación por medio de la luz solar protege al organismo.

También impacta en la inmunidad la vitamina C, quemejora la actividad de neutrófilos y monocitos, dos tipos de glóbulos blancos, e interviene en la activación de linfocitos T, que son células del sistema inmunológico, cuya función es defendernos -por ejemplo- de los virus.

Deja una respuesta

*