Una de un millón

Les presento a Lilian, una madre de familia abnegada y dedicada a sus hijos; dos de ellos con una extraña enfermedad que los condena a estar en una silla de ruedas. Su esposo y padre de los niños, un trabajador incansable, capaz de quitarse el bocado de la boca para repartirlo entre sus hijos. Ella, determinada a que sus hijos se graduaran, fue la responsable de llevar a su niño a la universidad por años, hasta graduarse en informática.

De igual manera, camina un poco más de 10 millas al día para llevar a Elvis al liceo. Su recompensa: ser bachiller. El padre y esposo de esta familia cayó en un cuadro de desnutrición debido a la pobre alimentación que llevaba: Mangos. Estaba decidido que esa iba a ser su alimento para poder brindarle un plato de comida a su familia.

Esta es tan sólo una de las millones de historias que se repiten más de lo que nos imaginamos en nuestra querida Venezuela. El índice de desnutrición llega a límites récord en la historia de la nación; siendo una de las causas de muertes más llamativas y preocupantes por el aumento que han tenido durante los últimos años.

Gracias a las donaciones que recibimos y a las alianzas estratégicas con las que contamos, podemos nutrir a esta familia con alimentos ricos en proteínas y que los van a ayudar a mantenerse en pie. Estos alimentos se les están entregando de manera semanal, para asegurar la pronta recuperación del padre de familia.

El corazón de #PonteEnSusZapatos se alimenta de gratitud por las pequeñas y grandes cosas que junto a ustedes (y sus donaciones) somos capaces de lograr.

Y para terminar, les comparto una hermosa frase de Denver Moore:

“Debemos entender que lo único que conservamos para siempre son las cosas que regalamos. Y cuanto más das, más recibes…”

www.PonteEnSusZapatos.us

Deja una respuesta

*