Trump niega encubrir a Arabia Saudita en caso de periodista desaparecido

El presidente estadounidense, Donald Trump, negó este miércoles intentar “cubrir” a su aliado Arabia Saudita en el caso de Jamal Khashoggi y dijo esperar conocer la verdad esta semana sobre la suerte de ese periodista presuntamente asesinado en Turquía por agentes enviados por Riad.

“No, para nada, yo solo quiero averiguar qué pasa”, dijo Trump a periodistas en la Casa Blanca. “Para nada estoy cubriendo” a los sauditas”, insistió.

El mandatario indicó que va a recibir un “informe completo” del secretario de Estado, Mike Pompeo, al regreso de sus reuniones con autoridades turcas y sauditas, y que entonces conocerá la verdad.

“Probablemente vamos a saber algo de aquí al final de la semana”, dijo Trump.

Sus comentarios surgen luego de la publicación en la prensa progubernamental turca de nuevas acusaciones contra Riad, según las cuales agentes sauditas no solo torturaron y asesinaron al periodista en el consulado de su país en Estambul el 2 de octubre, sino que lo desmembraron.

Según esas informaciones, los asesinos sauditas incluirían agentes ligados al príncipe heredero Mohamed Bin Salmán, conocido como MBS, un poderoso miembro de la familia real saudita y actor clave en los esfuerzos por un mayor acercamiento con la Casa Blanca.

Imagen distribuida por la oficina de prensa turca con el presidente del país, Recep Tayyip Erdogan (dcha), y el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, en la visita de éste a Ankara
 

Pero Washington parece acordarle el beneficio de la duda a su aliado, insistiendo en la voluntad de Riad de llevar a cabo su propia investigación.

El martes, en una entrevista acordada a la agencia de prensa estadounidense AP, Trump reclamó que se aplique el principio de presunción de inocencia para Arabia Saudita.

La desaparición de Khashoggi, un ciudadano saudita residente en Estados Unidos durante el último año, y crítico de MBS, ha clavado una estaca en las aspiraciones del príncipe heredero de modernizar el rostro de Arabia Saudita.

También ha aumentado las presiones sobre la Casa Blanca para que revise sus lazos con un aliado de décadas, ambos enfrentados a Irán, el enemigo regional de Riad desde la Revolución Islámica de 1979.

Pero tras advertir con un “castigo severo” si Riad era hallada responsable de la desaparición de Khashoggi, Trump ha retrocedido en sus intenciones de castigar al reino saudita, al que ha elogiado como un importante aliado en Medio Oriente y comprador histórico de armas estadounidenses.

“Necesitamos a Arabia Saudita para la lucha contra el terrorismo, todo lo que sucede en Irán y otros lugares”, dijo este miércoles en una entrevista con Fox Business.

Luego de reuniones con los dirigentes sauditas en Riad la víspera, marcadas por gestos de buena voluntad, Pompeo se entrevistó este miércoles en Ankara con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, quien ha evitado hasta ahora incriminar directamente a Arabia Saudita en el caso.

Pero Pompeo se negó a decir si Khashoggi estaba vivo o muerto. “No quiero hablar de ningún dato”.

De la capital turca partió sin hacer declaraciones a la prensa.

Siete minutos

Entretanto, la prensa progubernamental turca difundió nuevas informaciones que apuntan hacia Arabia Saudita.

El diario Yeni Safak afirma haber tenido acceso a grabaciones sonoras y sostiene que Khashoggi fue torturado durante un interrogatorio y que los agentes sauditas le cortaron los dedos, antes de “decapitarlo”.

Miembros de seguridad del consulado de Arabia Saudita cierran las barreras tras la entrada de un vehículo diplomático, en Estambul
 

El portal digital Middle East Eye cuenta, citando una fuente que tuvo acceso a la grabación sonora de los últimos momentos del periodista, que el asesinato se prolongó siete minutos y que un médico forense que formaba parte de la quincena de sauditas enviados comenzó a cortar el cuerpo de Khashoggi cuando estaba todavía vivo.

Desde el día siguiente de la desaparición de Khashoggi, responsables turcos afirmaron que fue asesinado por un equipo de 15 agentes enviados por Riad.

Las autoridades turcas efectuaron el lunes por la noche un registro del consulado y este miércoles inspeccionaron la residencia del cónsul, Mohamed Al Otaibi, quien, según los medios turcos, estaba presente durante el crimen.

El cónsul abandonó el martes Estambul rumbo a Riad.

Miembros del entorno del príncipe

Uno de los hombres identificados por las autoridades turcas como miembro enviado a Estambul forma parte del entorno de Mohamed Bin Salmán, afirmó el martes el New York Times.

Cronología de la desaparición del periodista saudita Jamal Khashoggi en Estambul. AFP (John SAEKI)


Según el diario, que publica varias fotos, Maher Abdulaziz Mutreb acompañó al príncipe en sus viajes a Estados Unidos en marzo de 2018, así como a Madrid y París en abril de 2018.

El New York Times menciona a otros tres sospechosos vinculados, por testigos u otras fuentes, a los servicios de seguridad del príncipe.

Un quinto hombre, un forense identificado como Salah Al Tubaigy, ocupó puestos de alta responsabilidad en el ministerio saudita de Interior y en el sector médico, prosigue el periódico, señalando que “una personalidad de este nivel solo puede estar dirigido por una autoridad saudita de alto rango”.

El rotativo afirma haber confirmado que “al menos nueve de los 15 (sospechosos) trabajaron para los servicios sauditas de seguridad, el ejército u otros ministerios”.

Medios estadounidenses afirmaron el lunes que Arabia Saudita sopesaba reconocer la muerte del periodista durante un interrogatorio en el consulado. Pero hasta ahora no se conoce de ninguna publicación al respecto.

Fuente: AFP

Deja un comentario

*