Trump habló sobre el asesinato de Khashoggi con jefa de la CIA y Pompeo

El presidente Donald Trump habló hoy con la directora de la CIA, Gina Haspel, y con el secretario de Estado, Mike Pompeo, sobre el asesinato del periodista disidente saudí Jamal Khashoggi.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo que el mandatario habló con Haspel y Pompeo durante su vuelo a California, donde visitará a víctimas de los devastadores incendios, pero no dio a conocer mayores detalles sobre las conversaciones.

Varios medios estadounidenses informaron el viernes que la CIA había llegado a la conclusión de que el asesinato de Khashoggi había sido ordenado por el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, a quien el Gobierno de Trump apoyó en el pasado.

El Gobierno saudí negó una y otra vez que el príncipe hubiera tenido algo que ver con el asesinato ocurrido en el consulado saudí en Estambul el mes pasado.

Esta mañana, Trump sostuvo que aún no había sido informado por los servicios secretos de sus investigaciones. Hasta ese momento, aseguró, le habían dicho que el príncipe heredero no desempeñó ningún papel.

El diario «The Washington Post», para el que Khashoggi escribía una columna, citó a fuentes conocedoras del caso que aseguran que la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) considera que el heredero saudí es el responsable del asesinato. La revelación podría tensar aún más la relación entre Washington y Riad.

Poco antes, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, había dicho que el país haría responder por el crimen a los responsables. «Estados Unidos está decidido a llevar ante la Justicia a todos los responsables de este asesinato», dijo desde Port Moresby, donde acude a la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC).

Pence calificó el asesinato del periodista como una «atrocidad» y una «afrenta a la prensa independiente y libre». Sin embargo, matizó que Washington quiere encontrar la forma de preservar la «fuerte e histórica cooperación» con Arabia Saudí, aliado clave en la región.

Estados Unidos impuso el jueves sanciones contra 17 funcionarios del Gobierno de Arabia Saudí por el caso.

El columnista colaborador de «The Washington Post» y crítico acérrimo del príncipe heredero saudí fue asesinado el 2 de octubre después de ingresar al consulado de su país en Estambul para realizar un trámite con el fin de casarse con su novia turca. Sus restos aún no han sido localizados.

Fuente: Diario Las Américas

Deja una respuesta

*