Trump aprobó represalia militar contra Irán pero retiró la aprobación

Funcionarios de seguridad nacional en Washington rechazaron informes periodísticos según los cuales el presidente Donald Trump aprobó ataques militares de represalia contra Irán el jueves, pero luego retiró la aprobación por razones desconocidas. Inicialmente, Trump autorizó los ataques contra objetivos iraníes, como un radar y bateviernes rías de misiles, según The New York Times y The Washington Post.

La agencia Reuters informó el viernes citando a funcionarios iraníes que Teherán había recibido un mensaje de Trump, advirtiendo que un ataque de Estados Unidos contra Irán era inminente, pero que estaba en contra de la guerra y quería conversaciones sobre una serie de temas.

«En su mensaje, Trump dijo que estaba en contra de cualquier guerra con Irán y quería hablar con Teherán sobre varios temas», dijo a Reuters uno de los funcionarios, quien habló bajo condición de anonimato.

«Dio un corto período de tiempo para obtener nuestra respuesta, pero la respuesta inmediata de Irán fue que depende del Líder Supremo (Ayatollah Ali) Khamenei decidir sobre este tema», dijo la fuente.

Un segundo funcionario iraní dijo: «Dejamos en claro que el líder está en contra de cualquier conversación, pero el mensaje le será transmitido para que tome una decisión.

«Sin embargo, le dijimos al funcionario omaní que cualquier ataque contra Irán tendrá consecuencias regionales e internacionales».

Trump: «Me resulta difícil creer que fue intencional»

Hablando con reporteros durante una reunión con el primer ministro canadiense Justin Trudeau, Trump dijo que el derribo de un dron estadounidense por parte de Irán complicará aún más la creciente confrontación entre Washington y Teherán.

«Me resulta difícil creer que fue intencional, si quieres saber la verdad. Creo que podría haber sido alguien sin nada que hacer y estúpido que lo hizo».

El teniente general Joseph Guastella, del Comando Central de la Fuerza Aérea de Estados Unidos dijo que se trataba de un ataque no provocado.

«Este ataque es un intento de interrumpir nuestra capacidad para monitorear el área luego de las amenazas recientes a envíos internacional y el libre flujo del comercio», dijo Guastella.

El más reciente incidente ocurrió después de los ataques de buques petroleros en el Estrecho de Ormuz. Estados Unidos culpa a los militares de Irán por los ataques, pero Teherán niega haber participado.

Funcionarios iraníes confirmaron el derribo del avión no tripulado estadounidense el jueves. El canciller Javad Zarif dijo en un tweet que Irán no busca la guerra, sino que defenderá su territorio.

Estados Unidos tampoco está ansioso por otra guerra como dijo Nancy Pelosi, presidente de la Cámara de Representantes: «No creo que el presidente quiera ir a la guerra. No hay ganas de ir a la guerra en nuestro país».

Pero algunos republicanos dicen que Irán puede obligar a Washington a usar la fuerza militar como lo indicó el senador Lindsey Graham.

Irán ha dicho que aumentará su producción de uranio en los próximos días si no obtiene alivio de las sanciones impuestas por Estados Unidos.

Las tensiones entre Estados Unidos e Irán han aumentado desde el año pasado después de que Trump abandonó un acuerdo internacional con Teherán para detener el desarrollo nuclear de Irán.

Trump quería más garantías de que Teherán no podía producir armas nucleares y agregó que Irán debe dejar de patrocinar a los grupos terroristas en la región.

VOA

Deja un comentario

*