Tragedia en altamar: cae por la borda tripulante de crucero cerca de Cuba

El Servicio Guardacostas continúa peinando las aguas cercanas a Cuba en búsqueda de un tripulante de 37 años de la línea de cruceros Carnival que cayó al mar el jueves a unas 30 millas al noroeste de la isla.

La tragedia acaeció en el trayecto de regreso a Miami del barco Carnival Victory, que zarpó desde Cozumel, México, y hacía un recorrido de cuatro días.

En un comunicado, los Guardacostas dijeron que, tras ser alertados por la tripulación del Victory, iniciaron una operación de búsqueda y rescate con su avión Ocean Sentry, a la vez que desvió al escampavías Charles Sexton (WPC-1108) para reforzar la misión.

De acuerdo con un comunicado de la empresa de cruceros citado por el canal CBS-4, el comandante del Victory regresó velozmente a la inmediación donde el miembro de su tripulación se desplomó por la borda.

“Todas las autoridades correspondientes, incluyendo los Guardacostas de Estados Unidos, han sido notificadas, y los esfuerzos de búsqueda y rescate prosiguen”, señaló la empresa.

Esta es la segunda caída de un tripulante de crucero en altamar en meses recientes. En la Navidad pasada, Arron Hough, actor británico de 20 años, perdió la vida tras caer del Harmony of the Seas de Royal Caribbean. El barco viajaba de Fort Lauderdale a la isla caribeña de St. Martin.

Y también es la segunda persona que se cae por la borda del Carnival Victory. En diciembre pasado, Thomas McElhany, de 26 años, cayó al mar y jamás fue hallado. El crucero usa como puerto matriz Miami y cubre itinerarios a Bahamas, el Caribe y, hasta la reciente suspensión de los viajes a la isla, Cuba.

Una ley del 2010 exige a los cruceros mantener equipos para detectar de inmediato cuando un pasajero o tripulante cae al agua.

.@USCG is searching for a 37-year-old man Thursday who fell overboard from the cruise ship Carnival Victory approximately 30 miles northwest of Cuba. More here: https://t.co/KmsI8JENtA pic.twitter.com/KN7EEpIbUG— USCGSoutheast (@USCGSoutheast) 4 de julio de 2019

El Nuevo Herald

Deja un comentario

*