Senador Menéndez pide a Pompeo desclasifique reporte sobre supuestos ataques en Cuba

El senador demócrata Bob Menéndez pidió al secretario de Estado Mike Pompeo que desclasifique un reporte sobre los supuestos ataques contra funcionarios estadounidenses en Cuba.

En una carta enviada el 14 de septiembre, Menendez solicitó a Pompeo que envíe al comité de relaciones exteriores del Senado una versión desclasificada del reporte del Accountability Review Board (ARB) sobre los incidentes de salud en Cuba.

“Creo que una versión desclasificada…es crucial para asegurar que tanto el Congreso como el Ejecutivo estén plenamente informados mientras consideramos las respuestas apropiadas para cumplir con nuestras responsabilidades con el pueblo estadounidense y el personal de EEUU en el extranjero”, escribió el senador cubanoamericano que representa a Nueva Jersey.

El ARB, un panel especial interno que investiga los casos en los que diplomáticos de EEUU han resultado lesionados, encontró varios problemas de comunicación y liderazgo dentro de esa agencia, según un resumen publicado por el Departamento de Estado. El panel especial también encontró que había puestos de seguridad que no estaban ocupados en la embajada en La Habana.

Pero el contenido del reporte es confidencial. La última vez que se desclasificó un reporte de este tipo, este estaba relacionado con los atentados contra el consulado estadounidense en Benghazi.

La oficina de Menéndez dijo que la intención del senador es que se conozcan más detalles sobre los misteriosos incidentes, aún bajo investigación por las agencias federales. Hasta ahora, el gobierno de EEUU ha confirmado a 26 personas afectadas por problemas auditivos y cognitivos, tras incidentes en los que la mayoría de las víctimas reportó haber escuchados ruidos extraños.

Los supuestos ataques ocurrieron en residencias diplomáticas y dos hoteles en La Habana.

Menéndez también mencionó los problemas de comunicación interna en el Departamento de Estado que también afloraron en otra investigación del Congreso. Según el reporte de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental, quienes debían iniciar el proceso de creación del panel especial (ARB) se enteraron de los incidentes en Cuba casi ocho meses después de que se iniciaran.

Reportes de prensa sobre supuestas “neuro-armas” empleadas o sospechas de que Rusia podría estar detrás de los ataques han sido negados vigorosamente por el gobierno cubano, que envió a sus científicos a Washington en una gira de entrevistas con los medios y reuniones con congresistas.

Funcionarios de ambos países se reunieron la semana pasada, pero los diplomáticos cubanos dijeron que la información médica que presentó EEUU no prueba que ocurrieron ataques en La Habana.

Fuente: El Nuevo Herald

Deja una respuesta

*