Sanciones sin precedentes de EE.UU. a Rusia por apropiarse del crudo de Venezuela

El Gobierno de Estados Unidos ha tomado la extraordinaria medida de dictar sanciones contra la petrolera estatal rusa, Rosneft, y el directivo de esa empresa que coordina sus negocios en Venezuela, el portugués Didier Casimiro, por mantener a flote al régimen de Nicolás Maduro ayudándole a sortear las sanciones en pie contra Pdvsa, la petrolera estatal venezolana. ABC reveló la aprobación de estas sanciones en una información publicada el domingo.

Las sanciones están dirigidas en concreto a Rosneft Trading, una filial de la empresa estatal rusa que se dedica a la comercialización de crudo y que ha sido crucial para que el petróleo venezolano, sujeto a embargo de EE.UU., llegue a mercados internacionales en África y Asia por medio de una intermediaria en Panamá. Según una estimación del Gobierno norteamericano, Rusia distribuye ya dos tercios del crudo venezolano.

El representante especial de EE.UU. para la crisis venezolana, el embajador Elliott Abrams, advirtió de que otras empresas que hagan negocios con el crudo venezolano pueden verse sujetas a sanciones en un futuro. Una de ellas es la española Repsol. «Entendemos que de aquí en adelante, Repsol va a tener que hacer algunos cambios. Esto se aplica a otras empresas que tienen intereses en Venezuela», dijo Abrams.

Saqueo de activos

Según el Secretario del Tesoro [ministro de Economía] Steven Mnuchin, «Rosneft Trading S.A. y su presidente han operado como distribuidores del petróleo crudo de Venezuela». «EE.UU. está decidido a impedir el saqueo de los activos petrolíferos de Venezuela por parte del régimen de Maduro», añadió Mnuchin.

De este modo, todos los bienes de los que disponga Rosneft Trading o Casimiro en EE.UU. quedan congelados. Ambos tienen prohibido el acceso de los circuitos bancarios y financieros estadounidenses y además las personas que hagan negocios con la entidad y su directivo pueden quedar sujetos a penalizaciones posteriores.

El Tesoro de EE.UU. ofrece un periodo de transición de 90 días para que aquellos que hagan negocios o tengan contratos con Rosneft Trading renuncien a ellos.

Según el jefe de la diplomacia norteamericana, Mike Pompeo, «como principal intermediario de acuerdos globales para la venta y el transporte del petróleo crudo de Venezuela, Rosneft Trading ha apoyado al dictador Maduro, facilitando la represión del pueblo venezolano. Maduro ha destruido las instituciones, la economía y las infraestructursa de Venezuela, mientras se enriquece a sí mismo y a sus secuaces, a través de su abuso del poder y del apoyo malicioso de Rusia, así como de Cuba, Irán y China».

Cargamentos sospechosos

El Tesoro norteamericano identifica varias transacciones de crudo venezolano por parte de Rosneft en el año pasado: en diciembre envió 20 millones de barriles a África y en septiembre de 2019, un millón a Asia. En meses recientes, Rosneft Trading ha extraído 55 millones de barriles de crudo de Venezuela, sorteando las sanciones de EE.UU. a Pdvsa, la petrolera estatal venezolana.

«Estas acciones van a tener un efecto importante sobre el régimen militar. Ninguno de estos recursos acaba beneficiando al pueblo venezolano. El régimen militar de Maduro los explota para mantener su represión», dijeron fuentes de la Casa Blanca al informar de las sanciones este martes. «Este es un paso importante en nuestra campaña de máxima presión, pero seguiremos añadiendo más medidas hasta que haya una transición a la democracia en Venezuela», añadieron esas fuentes.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha definido estas nuevas sanciones de «muy fuertes». Juan Guaidó, ha dicho antes de partir de Washington para un viaje a California, «es el presidente al que quiere el pueblo de Venezuela».

Deuda multimillonaria

Desde 2006, Rusia ha financiado al régimen de Venezuela con préstamos y líneas de crédito por un valor estimado total de 15.000 millones de euros. Estos se han devuelto parcialmente, bien en dinero líquido o bien en crudo y otros recursos naturales como oro. En noviembre de 2017 el Kremlin aceptó reestructurar una deuda restante de 3.000 millones con pagos semestrales a lo largo de una década.

No hay constancia de si el régimen abona esos reembolsos dentro de plazo. El más reciente vencía en otoño de 2019, con un importe adeudado de 180 millones.

Una parte de la deuda restante es la que Pdvsa ha contraído directamente con Rosneft. Al hacerse con el control de la distribución del crudo venezolano, Moscú ha logrado que Maduro pague una gran parte de esa otra deuda. A finales de 2017 la petrolera venezolana le debía a la rusa más 4.000 millones de euros. A mediados de 2019 esa cifra había bajado de los 1.000 millones.

El régimen espera haber pagado la totalidad de la deuda con Rosneft a lo largo de 2020.

En el año que ha transcurrido desde que EE.UU. reconociera a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela, la Casa Blanca ha aprobado varias rondas de sanciones que han afectado a 75 personas y 51 personas, en 18 países. Guaidó visitó Washington hace dos semanas y mantuvo reuniones con Trump y su equipo en la Casa Blanca y con diputados y senadores demócratas y republicanos en el Capitolio. En esas reuniones le avanzaron a él y a su equipo las medidas que EE.UU. iba a tomar en cuestión de días.

Los altos funcionarios estadounidenses que han anunciado estas medidas también han advertido que Repsol y otras compañías que hagan negocios con el crudo de Venezuela pueden verse sujetas a sanciones.

«Cualquiera que haga negocios con el régimen de Maduro puede verse sujeto a sanciones de EE.UU. Estas medidas de hoy van dirigidas al peor violador de esas sanciones, que es Rosneft Trading, pero también iremos tras aquellos que hagan lo mismo», dijeron esas fuentes, consultadas por ABC.

ABC.es

Deja una respuesta

*