Reina Isabel “disgustada” por comunicado de renuncia de duques de Sussex

La familia real británica, encabezada por la reina Isabel II, está «disgustada» tras el inesperado anuncio de la renuncia a sus funciones de los duques de Sussex, el príncipe Enrique y su esposa Meghan, y pidió a sus consejeros «una solución factible» y rápida para el futuro, se informó este jueves.

El corresponsal de realeza de la cadena británica BBC señaló que la iniciativa de la pareja, que comunicó la noticia de «dar un paso atrás» de sus obligaciones a través de su página web sussexroyal.com, «tomó por sorpresa» al palacio de Buckingham.

El Palacio afirmó anoche, en su respuesta al anuncio del príncipe y la exactriz estadounidense, que, aunque se habían iniciado las conversaciones sobre el futuro de ambos, estaban «en una fase temprana».

«Entendemos su deseo de tomar un enfoque diferente, pero son asuntos complicados que llevará tiempo resolver», declaró en una nota.

La agencia Press Association y la cadena televisiva Sky News citaron a una fuente anónima del palacio de Buckingham que aseguró que la monarca, así como el príncipe Carlos y el príncipe Guillermo quieren respuestas «en días, no semanas».

En su respectivo comunicado, los duques, que el pasado mayo fueron padres de su primer hijo, Archie, explican que, tras «meses de reflexión y debates internos», han decidido emprender «una transición» para forjar «un nuevo papel» más moderno dentro de la monarquía.

«Se fueron como rebeldes»

Revelan que darán «un paso atrás» como miembros destacados de la realeza a fin de trabajar para ser «económicamente independientes», al tiempo que seguirán «apoyando totalmente» a la reina (presumiblemente en viajes o actos representativos) y a las entidades que ellos patrocinan.

Meghan y Enrique, sexto en la línea de sucesión al trono, cuentan que vivirán entre el Reino Unido y América del Norte (posiblemente en Canadá, donde han pasado dos meses y ella residió cuando rodaba «Suits»), y adelantan que preparan el lanzamiento de una nueva organización benéfica que agrupará todos sus intereses.

«Es extraordinario que hayan dado este paso sin consultar a la reina, o incluso sin consultar al padre de Enrique», el príncipe Carlos, dijo Richard Fitzwilliams, experto en la monarquía británica, considerando que «se fueron como rebeldes».

Pese a que llevaban tiempo mostrando incomodidad con la presión mediática y las imposiciones de sus cargos, la forma de actuar de Enrique, de 35 años, y Meghan, de 38, «causó una gran decepción en la familia real británica», afirmó otra especialista, Victoria Murphy.

DW

Deja una respuesta

*