¿Qué pasó con el barril de El chavo del 8?

En algún lugar de México. El simbólico objeto que fue parte de los 290 capítulos de la ficción tuvo un particular destino tras la muerte de ‘Chespirito’.

Quienes vieron El Chavo del 8 saben que una de las piezas más importantes de la historia era el barril, icónico escondite donde se refugiaba el protagonista de la famosa serie de Roberto Gómez Bolaños.

Con el paso de los episodios, y tras el fin de la serie mexicana, más de uno se pregunta qué pasó con este y dónde llegó a parar. La respuesta nos lleva hasta España.

De acuerdo a TN Noticias de Argentina, en el 2012, el barril de El chavo del 8 está en La Rioja, España, lugar donde una bodega de vinos lo compró por 3.351 pesos mexicanos (aproximadamente 200 euros o 270 dólares). Su adquisición se dio para guardar y conservar vinos ecológicos.

Según se explicó, el baúl de madera había quedado abandonado en un estudio de Televisa en México, por lo que tras una transacción dentro de una subasta, pudo ser adquirido por la empresa.

Pese a la información brindada en el 2012, la verdadera ubicación del barril de El chavo del 8 sigue siendo debatido. El portal Gente de Argentina expone que el objeto no habría sido vendido, sino estaría todavía en las instalaciones de Televisa, empresa que no se ha pronunciado sobre el destino de este objeto.

¿Qué había dentro del barril de El chavo del 8?

En un episodio titulado El Chavo conoce al Chapulin de 1983, vemos cómo los personajes de Roberto Gómez Bolaños se juntan en pantalla e interactúan con el resto del elenco. Más allá del intercambio de escenas y las bromas por su parecido, somos testigos de cómo al final el héroe mexicano se acerca al barril y llama a ‘El chavo’ para entregarle algo.

Es aquí donde él introduce al barril una ‘torta de jamón’ para regalársela al Chavo, momento donde la cámara nos muestra que el objeto está hueco por dentro, sin ningún adorno o rasgo característico.

En el 2015, María Antonieta de las Nieves, actriz que dio vida a ‘La Chilindrina’ reveló en su libro autobiográfico que no recibía un buen pago por su trabajo, sobre todo sabiendo lo comercializada que era la serie por Televisa y Roberto Gómez Bolaños.

“Me costó mucho trabajo decidirme dejar a ‘Chespirito’. Con él ganaba 100 pesos mexicanos (5 dólares) a la semana y en el otro lugar iba a tener dos mil por programa, o sea, mil por semana. La vida es un sendero de encrucijadas y muchas veces toma uno el sendero equivocado. ¡Todos cometemos errores!”, reconoció en su momento.

Deja una respuesta

*