PSOE podría gobernar con Podemos y la abstención de ERC

El PSOE de Pedro Sánchez ha ganado con holgura al obtener 123 escaños (38 más), frente a los 66 del PP (71 menos). Ciudadanos pasa a ser la tercera fuerza política con 57 escaños (26 más) y Unidas Podemos prácticamente se mantiene con 42 escaños (tres menos). Vox confirma su fuerte irrupción con 24 escaños de una tacada. Así se ha cerrado el escrutinio tras esta jornada electoral del 28-A que deja un arco parlamentario muy fragmentado, pero a los socialistas con la necesidad de llegar a algún tipo de pacto para ser investido o para gobernar, pero sobre el papel, sin el ineludible requisito de los independentistas.

Con estos resultados, el presidente y candidato socialista podrá repetir cuatro años más en la Moncloa si consigue ser investido aunque sea en segunda vuelta, pero para ello deberá atender a los posibles pactos. Sánchez sumaría lo suficiente con Ciudadanos, (179 escaños), aunque esta entente ha sido deshechado sin tapujos por Albert Rivera y, en los últimos días incluso el líder del PSOE la llegó a descartar, pero a la hora de valorar los resultados, el ganador se mostró explícito al garantizar que no pondría “cordones sanitarios a nadie” pese al grito unánime de los militantes de Ferraz reclamando “con Rivera no”.

En cambio, los independentistas catalanes se han ofrecido desde el primer momento para reeditar el acuerdo de la moción de censura, sobre todo ERC, que junto a Unidos Podemos reúnen la fuerza suficiente para superar la mayoría absoluta. Lo que no será posible es un pacto con partidos minoritarios no independentistas, a pesar de que en muchos momentos del recuento se vislumbró.

Entre los partidos catalanes, ERC obtiene 15 diputados y se impone en Catalunya, por los 7 de Junts per Catalunya (JxCat), mientras que entre los vascos, el PNV suma 6 y Bildu 4. Navarra Suma cosecha 2 diputados, los mismos que Coalición Canaria; Compromís, uno y el Partido Regionalista de Cantabria, uno.

Posibles pactos tras las elecciones generales
Posibles pactos tras las elecciones generales (La Vanguardia)

Sánchez asegura que no podrá cordones sanitarios “a nadie”

Con estos números, los partidos del centro derecha (PP, Cs y Vox) no sumarían la fuerza suficiente para construir una alternativa de gobierno. Su fuerza se queda en 149 escaños, frente a los 165 que obtendría la suma de PSOE y Unidas Podemos.

En este sumatorio destaca el descalabro sin paliativos de la formación de Pablo Casado, que obtiene los peores resultados de sus historia y ve reducida a menos de la mitad su fuerza parlamentaria hasta la fecha. El presidente del PP compareció ante los medios pasadas las 00:00 horas para admitir que los resultados han sido “malos” pese a lo cual aseguró que no eludía sus responsabilidades y que valoraba que al menos “seguimos siendo el partido líder de la oposición y del centroderecha.

El batacazo de los populares contrasta con el importante ascenso del partido de Albert Rivera, que se ha quedado a un paso del doble sorpasso (a Podemos y PP), pero finalmente se ha situado como tercera fuerza del Congreso y 25 escaños más que en 2016. El líder de la formación naranja, exultante, ha prometido que va a “respetar el resultado electoral a pesar de que no nos gusta el que ha sacado el PSOE”, y de momento no se ha prestado a pactar con Sánchez: “Vamos a controlar este Gobierno. Los líderes de la oposición van a ser los diputados de Ciudadanos” y, “más pronto que tarde, vamos a gobernar España”, ha garantizado.

Por su parte, la candidatura de Pablo Iglesias pierde tres escaños con respecto a la representación actual como consecuencia de la ausencia de confluencias como En Marea, y el retroceso de En Comú Podem, que pasa de 12 a 7 parlamentarios tras este 28-A. Iglesias no ha querido valorar las posibles opciones de gobierno, ni siquiera si en su felicitación telefónica a Sánchez han comenzado a hablar de posibles pactos. Sólo ha comentado que les hubiera gustado un mejor resultado pero que el obtenido es “suficiente”. Ahora, “toca trabajar mucho” y “trabajar para que haya un gobierno de coalición de izquierdas”.

Los 24 diputados de Vox gracias a sus 2,5 millones de votos obtenidos configuran un hecho sin precedentes en la historia de la democracia. Nunca antes un partido de extrema derecha había obtenido representación en las Cortes.

En el caso de los partidos catalanes, además del descenso de En Comú Podem destaca la victoria de ERC en Catalunya gracias a sus 15 escaños, tres más que el PSC, que aporta 12 a la victoria socialista. Por detrás figura JxCat, que sólo pierde un diputado de los 8 que obtuvo CDC.

ERC gana las elecciones en Catalunya y JxCat sólo pierde un diputado respecto a 2016

Pero en general, los partidos nacionalistas mejoran sus resultados en estos comicios. También gracias al alza de los vascos. Tanto PNV como Bildu suben uno y dos diputados respectivamente, y Coalición Canaria, también sube uno.

En cuanto a los posibles pactos postelectorales, hay que tener en cuenta que Pedro Sánchez podrá ser investido presidente por medio de un acuerdo estable o, en segunda vuelta, por mayoría simple (más síes que noes). De cara a la gobernabilidad, el candidato socialista siempre se ha mostrado partidario de hacerlo en solitario y con eventuales pactos con el resto de formaciones. En cualquier caso, si quisiera hacerlo en compañía podría hacerlo sólo con Ciudadanos (sumarían 180), y no tendría necesidad de optar por una suma más compleja de partidos pequeños.

De tratar de evitar al partido de Rivera, en esta sopa podría contar con los independentistas catalanes (PSOE, UP y ERC ya suman 180). Si tratase de intentar prescindir de ellos apostanto por el resto de formaciones minoritarias, la suma de PSOE, Unidas Podemos, PNV, Compromís, Partido Ragionalista de Cantabria (PRC) e incuso Coalición Canaria se quedaría a uno de la mayoría de 176 diputados.

El PSOE se hace con la mayoría absoluta en el Senado

Además de ganar en el Congreso, el PSOE de Sánchez se ha impuesto con holgura en el Senado, multiplicando de manera notable los 43 senadores obtenidos en las generales de 2016 hasta los 123 este 28-A. Por primera vez desde 1993 el PP pierde la mayoría en la Cámara Alta y sólo alcanza los 54 senadores, muy lejos de los 130 de los últimos comicios.

Esta cita electoral está marcada por la alta participación, que va camino de batir el récord registrado en 1982 (80%) y los sondeos publicados al cierre de los colegios que auguran una victoria socialista y la imposibilidad de los partidos de derechas de sumar para gobernar.

La Vanguardia

Deja un comentario

*