Principales navieras turísticas cierran fila en torno a Bahamas

La vida en Las Bahamas está muy ligada al desarrollo del negocio de la industria de los cruceros. En ese archipiélago paradisíaco las principales navieras turísticas del mundo son propietarias de algunas islas que incluyen como destino obligatorio en su oferta turística. Para los bahamenses, las navieras constituyen una importante fuente de empleo e ingresos de su primera industria: el turismo.

Cuando el pasado domingo 1 de septiembre, el huracán Dorian azotó el norte de Bahamas como un huracán categoría 5 y dejó a su paso destrucción y devastación, las compañías de cruceros se movilizaron y fueron unas de las primeras instituciones privadas en prometer ayuda a los damnificados.

Embarque de la ayuda destinada a las Bahamas.
Embarque de la ayuda destinada a las Bahamas

Norwegian Cruise Line, Disney Cruise Line, Royal Caribbean Cruises y Carnival Corporation, principales competidores por del mercado de los cruceristas parecen llevar su competencia al mejor de los terrenos. Rivalizan ahora en el ámbito de la solidaridad y la ayuda humanitaria, cada una se ha comprometido a donar un mínimo de 1 millón de dólares para socorrer a la sufrida población bahamense, tras el paso de Dorian.

Royal Caribbean en un comunicado de prensa anunció que donará 1 millón de dólares para aliviar los daños provocados por el paso del huracán y anunció que su socio en la empresa Holística, que desarrolla un complejo en Grand Lucayan, en la costa sur de Freeport, Gran Bahama, también donará $100.000 adicionales.

“Para asegurarnos que nuestras donaciones vayan a donde puedan ser más útiles, estamos colaborando con el gobierno de las Bahamas, la Fundación Panamericana de Desarrollo (FUPAD, por sus siglas en inglés) y diferentes redes benéficas de Bahamas, incluida Bahamas Feeding Network”, explicó la compañía.

Norwegian no se ha querido quedar atrás. En su comunicado de prensa, el pasado día 4 de septiembre, dijo que se comprometía a enviar 1 millón de dólares para aliviar a los sobrevivientes del huracán. Anunció que relanzaría su campaña Hope Starts Here, la misma que utilizó durante otros desastres.

“Nuestros corazones están consternados”, expresó Frank Del Río, presidente de Norwegian Cruise Line después de presenciar el impacto y la devastación causados por Dorian en las Bahamas. “Hemos estado navegando por esas islas durante más de 50 años y estamos plenamente comprometidos con sus maravillosas gente durante un evento sin precedentes”, Del Río se comprometió a “igualar todas las donaciones recolectadas para apoyar los esfuerzos de reconstrucción”.

El día 5 de septiembre el crucero Norwegian Breakaway partió con suministros de socorro donados por la propia compañía, sus empleados, artículos recolectados por la Ciudad de Miami y los hospitales Baptist Health South Florida. La ayuda se entregará en Nassau, Great Harbour Cay, y la isla privada de la compañía, Great Stirrup Cay.

Los daños en Bahamas aún no son cuantificables, no ha finalizado la evaluación de los puertos. “Parece que en el puerto de Half Moon Cay y Princess Cays, los dos destinos privados de Carnival Corporation en las Bahamas, no están muy afectados”, explicó a DIARIO LAS AMÉRICAS, Roger Frizze, director ejecutivo de comunión de la empresa turística.

El brazo filantrópico de la naviera, Carnival Foundation, junto con Micky y Madeleine Arison Family Foundation se ha comprometido en donar $2 millones en fondos y ayuda en especie para socorrer a Las Bahamas.

Carnival también anunció una asociación con Tropical Shipping y la Agencia Nacional de Manejo de Emergencias de Bahamas (NEMA, por sus siglas en inglés) para recolectar, entregar alimentos y suministros aprobados por NEMA, donados principalmente por los condados Broward, Miami-Dade y Palm Beach. “En dicha asociación, Tropical Shipping servirá de centro de distribución, almacenará y entregará directamente a NEMA los contenedores con ayuda humanitaria. Carnival Corporation cubrirá los costes de envío y proporcionará suministros como parte de este esfuerzo”, explicó Firzze.

Por su parte, Disney Cruise Line, tuvo que sortear algunas críticas del público cuando trascendió que no evacuaron a más de 60 empleados de Castaway Cay, su isla privada de 1000 acres de terreno, ubicada a 40 millas de la trayectoria seguida por el ojo de Dorian, donde, según fuentes meteorólogas, los vientos alcanzaron 73 millas por hora.

En honor a la verdad, fue Disney Cruise Line la primera de estas compañías en anunciar, su compromiso de desembolsar 1 millón de dólares en efectivo y apoyar con donaciones en especie a los esfuerzos de recuperación del archipiélago.

El papel asumido por estos grandes actores económicos es crucial para Bahamas. Los residentes de este fantástico país viven distribuidos en 28 islas que se encuentran en la trayectoria directa de los huracanes y tormentas tropicales que se originan en el Atlántico. En lo que va de siglo, las Bahamas han sido afectadas por más de 12 huracanes. Y a pesar de la resiliencia mostrada por sus habitantes, la experiencia indica que después del paso de un huracán como el Matthew, por ejemplo, la actividad turística del archipiélago disminuyó un 6.3% en 2017. El mercado interno de las islas es tremendamente pequeño, más del 70% de su producción depende del turismo y los servicios financieros. Y muy importante es tener en cuenta que el 90% de los turistas que escogen las Bahamas como destino, proviene de EEUU y muchos de ellos lo hacen a bordo de cruceros.

DLA

Deja un comentario

*