Nicaragua: Juez ordena la captura de Félix Maradiaga opositor que denunció «represión» de Ortega ante la ONU

Un juez de Nicaragua emitió el lunes una orden de captura contra Félix Maradiaga, un destacado opositor que este septiembre denunció ante el Consejo de Seguridad de la ONU «la persecución» y «represión» del gobierno nicaragüense contra la sociedad civil.

La fiscalía acusa a Maradiaga de delitos de «crimen organizado y financiamiento al terrorismo», informó el diario local La Prensa. Además de la orden de captura, también se ordenó el allanamiento de su casa.

Maradiaga es académico y director del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP). Según la agencia EFE, se encuentra en Estados Unidos desde el pasado mes de julio. El académico negó tajantemente las acusaciones, denunciándolas como una «persecución política«.

Además de Maradiaga, también se levantó una orden de captura contra otras dos personas por los mismos delitos, Pío Arellano y Jean López.

Según la acusación, el académico «gestionó a nivel nacional e internacional, al servicio y con el apoyo de grupos delictivos nacionales e internacionales, recursos financieros que captó y canalizó utilizando como medio en la ruta del financiamiento al IEEPP».

El ministerio publicó asegura que Maradiaga luego utilizó el IEEPP «para eladiestramiento de grupos de personas, que posteriormente participaron en las acciones desestabilizadoras del país ocurridas desde el 18 de abril, causando miedo y terror en la población nicaragüense», recoge EFE.

La fecha mencionada por las autoridades corresponde al inicio de las protestas antigubernamentales que empezaron a raíz de una reforma a la seguridad social y mutaron en un levantamiento popular para pedir la salida de Ortega de la presidencia, luego de que los intentos del gobierno por reprimir las mismas ocasionaran varios muertos.

Y las autoridades ahora acusan al Instituto de Liderazgo de la Sociedad Civil, un proyecto liderado por Maradiaga, de «capacitar a jóvenes y personas de diferentes departamentos, bajo la fachada de ‘líderes en la lucha de los derechos humanos y democracia’, que en realidad era el método para entrenamiento de actividades terroristas«.

Por el momento, sin embargo, no se han hecho públicas pruebas que respalden la acusación.

Y las acusaciones se dan en un contexto en el que tanto la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha acusado al gobierno nicaragüense de graves violaciones de derechos humanos y de criminalizar las protestas.

La CIDH ha registrado numerosas denuncias de «detenciones ilegales y arbitrarias, prácticas de tortura, tratos crueles, inhumanos y degradantes; censura y ataques contra la prensa; y otras forma de amedrentamiento», por lo que ha ordenado medidas cautelares en favor de más de un centenar de opositores «en riesgo».

Hasta el 24 de agosto, la CIDH también había documentado 322 muertos, incluyendo 23 niños y adolescentes.

Las autoridades, por su parte, solamente reconocen 197 muertos como consecuencia de las protestas y el presidente Ortega insiste en que las protestas son en realidad un «intento de golpe de Estado».

Fuente: BBC News Mundo

Deja una respuesta

*