Nadal y Djokovic, no pudieron contra el reloj en Winbledon

Jugando contra el reloj

El último viernes de Wimbledon 2018 se acabó convirtiendo en uno de los días más largos en la carrera de Rafa Nadal y Novak Djokovic. Tanto que ni siquiera se ha acabado aún. El mallorquín y el serbio no pudieron acabar su semifinal antes de las 23.00, hora límite establecida por la organización, y reanudarán su espectacular duelo este sábado a las 14.00 horas con el marcador favorable, de momento, al serbio por 6-4, 3-6 y 7-6.

Las 6 horas y 35 minutos que tardaron el finalista Kevin Anderson y John Isner en acabar su partido tuvieron la culpa del retraso. Convertida en la semifinal más larga de la historia del Grand Slam, el choque entre el sudafricano y el norteamericano obligó a Nadal y Djokovic a mantenerse activos durante muchas horas mientras la espera se alargaba con cada ace de Isner, con el desgaste mental que eso conlleva.

Cuando saltaron a la pista central del All England Club, la organización de Wimbledon ya había decidido cerrar el techo retráctil y que el partido se jugara con luz artificial, pero a nadie se le escapaba que la igualdad que suele predominar los duelos entre el de Manacor y el de Belgrado iba a hacer casi imposible poder terminar a tiempo esta segunda semifinal. En el Reino Unido, las reglas están para cumplirlas y jugar más allá de las 23.00 horas hubiera supuesto un problema de seguridad y de molestia para los vecinos intolerable desde su punto de vista.

Durante las casi tres horas que se alargó la primera parte de su duelo, el público londinense se olvidó del reloj y disfrutó de lo lindo con un tenis tan brillante como emocionante. Por algo es el partido más repetido en la historia de este deporte. Comenzó muy fuerte Djokovic, que rompió el servicio a Nadal en el séptimo juego y se anotó el primer set con una agresividad que recordó a sus mejores tiempos y no auguraba nada bueno para el español.

Pero no hay tenista con una cabeza tan privilegiada como la de Nadal, capaz de sobrevivir en los peores escenarios. Acusó el golpe el balear en sus dos primeros juegos con el servicio de la segunda manga, en los que llegó a salvar hasta tres break points, pero se rehizo con majestuosidad para imponer su tenis e igualar el marcador de sets a uno.

Antes de la suspensión, los dos tenistas tuvieron tiempo de jugar el tercer set, en el que la igualdad no abandonó la hierba. Tanto Nole como Rafa mostraron su mejor versión con el servicio y el tie break emergió como la única solución posible para decidir el ganador de la manga. En el desempate, tan titánico como el resto del encuentro, el mallorquín desperdició un punto de set y el serbio situó el 2-1 en el marcador.

El partido se suspendió inmediatamente después del final de la tercera manga y se reanudará el sábado a partir de las 14.00 horas en la pista central.

Fuente: La Vanguardia

Deja una respuesta

*