Líneas aéreas evitan volar sobre estrecho de Ormuz

Emirates, una de las aerolíneas más importantes, anunció que alteraría las rutas de algunos de sus vuelos para alejarlos de «zonas de posible conflicto”. La empresa con base en Dubái se refería tácitamente al estrecho de Ormuz, un brazo de mar vital para el transporte de petróleo y gas líquido que comunica al golfo de Omán con el golfo Pérsico. Otras líneas aéreas, como British Airways, la neerlandesa KLM, la alemana Lufthansa, la australiana Qantas y Singapore Airlines, han seguido el ejemplo de Emirates y de las compañías estadounidenses, que ahora tienen prohibido acercarse al espacio aéreo iraní debido a la acentuación de las tensiones entre Washington y Teherán.

Acusaciones y contracusaciones

Estas medidas se han impuesto tras el derribamiento de un dron estadounidense por parte de las Fuerzas Armadas de Irán este jueves. La Casa Blanca niega que el aparato haya violado el espacio aéreo iraní, pero la Fuerza Aeroespacial de los Guardianes de la Revolución de Irán insiste en que fue así. Desde Teherán se aseguró que, de haberlo querido, Irán podría haber derribado un avión militar P8 estadounidense con 35 personas a bordo que violaba el espacio aéreo iraní junto al dron abatido el 20 de junio. «Pero nos abstuvimos de hacerlo porque nuestra intención era sólo enviar un mensaje a las fuerzas terroristas estadounidenses en la región”, dijo el comandante de esa fuerza, Amir Ali Hayizadeh.

Hayizadeh explicó que el P8 volaba «al lado” del avión no tripulado estadounidense que fue derribado el jueves con un misil tierra-aire y agregó que los estadounidenses habían ignorado las advertencias emitidas por Irán de que los aparatos estaban violando su espacio aéreo. Las autoridades iraníes justificaron su acción mostrando restos del dron que fueron recuperados en las aguas territoriales de Irán. Emisarios iraníes también presentaron ante las Naciones Unidas y ante la embajada suiza en Teherán, que representa los intereses de Estados Unidos en su territorio, las coordenadas del dron en el momento de ser abatido. El ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, señaló que el dron despegó de Emiratos Árabes Unidos.

La agitada ruta Europa-Asia

Zarif subrayó que Irán no busca una guerra con Estados Unidos, pero que defenderá «con celo” sus tierras, aguas y espacio aéreo. La Casa Blanca confirmó que había ordenado un ataque contra Irán el mismo 20 de junio en represalia por el derribo del dron, pero que después suspendió la orden para evitar víctimas. Trump explicó que estaban dispuestas a atacar tres lugares diferentes en Irán, lo que habría causado 150 muertos, una respuesta que consideró desproporcionada. Frente a este panorama, las aerolíneas internacionales han preferido tomar precauciones.  Los Países Bajos siguen lamentando la muerte de decenas de ciudadanos neerlandeses a bordo de un avión de Malaysia Airlines que fue derribado en 2014 cuando sobrevolaba Ucrania.

El vuelo  MH17 fue alcanzado por un misil cuando pasaba sobre la región de Donetsk, en el oeste de Ucrania, donde se enfrentan aún separatistas prorrusos y fuerzas leales al Gobierno de Kiev. Los 298 ocupantes del avión murieron; entre ellos había 196 neerlandeses. El avión volaba entre Ámsterdam y Kuala Lumpur. Ese incidente obligó a las compañías a evitar el espacio aéreo ucraniano en la muy frecuentada ruta entre Europa y Asia. Esta ruta ya se ha visto afectada desde febrero de 2019 debido a las restricciones de Pakistán sobre amplias zonas de su espacio aéreo; y es que también los enfrentamientos entre Pakistán e India se han intensificado en los últimos meses.

DW

Deja un comentario

*