Latinas en Wuhan: «Conforta» preocupación china para controlar coronavirus

Mientras las autoridades sanitarias en China anunciaban el miércoles que los casos de coronavirus confirmados han llegado a 5.974, superando ya al número de contagios por el SARS, que fueron 5.327 durante el brote de 2002 al 2003, varios países han comenzado a evacuar a sus ciudadanos de la ciudad china más afectada por este virus, Wuhan.

Es ahí donde se encuentra la salvadoreña Susy Melgar quien reside en Wuhan desde hace 5 meses, cuando llegó becada por el gobierno chino para estudiar una carrera universitaria en trabajo social.

Susy habló con la Voz de América sobre esta emergencia de salud, que ella, personalmente, no quiere tomar con tanta alarma, principalmente para no preocupar demasiado a su familia en El Salvador, pero sí confirma que las autoridades han dado varias sugerencias para evitar que el virus se propague y contagie a más personas.

«La ayuda del gobierno es bastante notoria, porque desde el momento que esto se vuelve una emergencia el gobierno empieza a poner mayor empeño y asegurarse que todo lo que se haga sea para el bienestar de todos y eso conforta, el que alguien se está preocupando y está tomando acción», dijo Susy en conversación vía skype con la VOA.

Susy Melgar es una joven salvadoreña que vive en la ciudad de Wuhan, China, llegó al país hace 5 meses becada para estudiar una carrera universitaria.
Susy Melgar es una joven salvadoreña que vive en la ciudad de Wuhan, China, llegó al país hace 5 meses becada para estudiar una carrera universitaria.

La joven salvadoreña dice que las autoridades locales han brindado instrucciones claras sobre las medidas que deben tomar para evitar contagios. entre esos, no salir de casa si no es necesario.

«Nos han dicho que debemos usar mascarillas, evitar lugares donde haya grupos grandes de personas y que sigamos las instrucciones», dice Susy, quien se encuentra junto a otras dos compatriotas que estudian en la misma universidad.

Según Melgar, las autoridades universitarias también han dado instrucciones y han seguido las necesidades de los estudiantes que viven en el campus, tratando de proveer principalmente mascarillas y termómetros en caso que alguien presente casos de fiebre, uno de los síntomas del coronavirus.

Al consultarle si serán evacuadas de la ciudad por el gobierno de El Salvador, Melgar dice que aún no les habían confirmado, sin embargo, las autoridades diplomáticas de El Salvador en China ya estaban en contacto con las estudiantes y un salvadoreño más que, según dijo la joven estudiante, se encuentra como turista en Wuhan.

«Han creado grupos en distintas aplicaciones y nos han pedido información de cómo estamos y eso nos hizo sentir bien, que estén pendientes» dijo Melgar a la VOA.

Explicó también que salir de la ciudad es complicado, ya que para hacerlo debe contar con un permiso especial y avales de autoridades para que autoricen las salidas a otras ciudades chinas e incluso del país.

La Chapina en China

Celia Esquivel es una guatemalteca que tiene más de 9 años de vivir en Wuhan, casada con un ciudadano chino y madre de un pequeño bebé de menos de un año, es una de miles de hispanos que viven en esta ciudad de más de 10 millones de habitantes.

Celia, quien es conocida en sus redes sociales como La Chapina en China, habló también con la VOA sobre las medidas que están tomando las autoridades para prevenir una expansión del virus y de cómo ellos en particular hacen frente a esta emergencia sanitaria.

«Una de las medidas es que las autoridades han alargado el período de vacaciones por el Año Nuevo chino que son del 24 al 31 de enero, el gobierno había dicho que lo iba alargar dos días pero ahora ya cambió por una semana más», dijo la guatemalteca.

Esquivel dijo que aunque hasta el momento no se han dado casos de escasez de alimentos, algunos precios se han elevado un poco.

«A los chinos les gusta mucho comer verdura fresca, por lo que fuimos al supermercado y hemos encontrado, que han subido los precios un poco, un 10%, pero todavía hay comida» dijo Esquivel.

Explicó también que una de de las ventajas que muchos han tenido es que, el momento en que se dio la emergencia, el 23 de enero, coincidió con la celebración del Año Nuevo Lunar chino, por lo que muchas personas estaban preparadas con comida, ya que hacen varias fiestas y reuniones.

Tanto Celia Esquivel como Susy Melgar confían en que el gobierno chino logre controlar la situación y están a la espera de una solución.

«Estoy confiada en que el gobierno maneja la situación de la mejor manera que puede y va encontrar solución a los problemas» agregó muy confiada la guatemalteca.

Mientras tanto, varios países del mundo han suspendido vuelos hacia China como una medida de prevención.

British Airways canceló todos sus vuelos a China y American Airlines los suspendió hacia y desde los aeropuertos de Shanghái y Beijing mientras se extendía el temor por un nuevo virus que ha matado a más de 130 personas.

VOA

Deja una respuesta

*