Informe de Bachelet sobre Venezuela denuncia «detenciones arbitrarias, malos tratos y torturas»

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha urgido al régimen de Nicolás Maduro a adoptar «medidas específicas» para «detener y remediar las graves vulneraciones» de los Derechos Humanos en Venezuela que ha documentado en un informe publicado este jueves.

La Oficina de Bachelet sostiene que en la última década, aunque especialmente desde 2016, «el Gobierno venezolano y sus instituciones han puesto en marcha una estrategia orientada a neutralizar, reprimir y criminalizar a la oposición política y a quienes critican al Gobierno».

«Un conjunto de leyes, políticas y prácticas que ha reducido el ámbito democrático, ha desmontado el sistema de control institucional sobre el Poder Ejecutivo y ha permitido la reiteración de graves violaciones de los Derechos Humanos«, ha precisado.

En concreto, ha señalado la «paulatina militarización de las instituciones del Estado». En el periodo que abarca el informe, entre enero de 2018 y mayo de 2019, «tanto a las fuerzas civiles como militares se les atribuye la responsabilidad de detenciones arbitrarias, malos tratos y torturas a críticos del Gobierno y sus familiares, violencia sexual y de género durante los periodos de detención y las visitas y uso excesivo de la fuerza en las manifestaciones».

Ha llamado la atención específicamente sobre las fuerzas especiales, el FAES, con una proporción de presuntas ejecuciones extrajudiciales «sorprendentemente elevada». Solo en 2018, el régimen registró 5.287 muertes por supuesta resistencia a la autoridad durante operativos del FAES. Entre el 1 de enero y el 19 de mayo de este año, ya van 1.569. Sin embargo, «otras fuentes apuntan a que las cifras podrían ser muy superiores», ha alertado.

Además, ha afirmado que «el Estado incumple su obligación de garantizar los derechos a la alimentación y la atención sanitaria», aunque ha apreciado que, si bien «Venezuela estaba en crisis mucho antes de que se les impusieran sanciones a algunos de sus sectores, (…) las últimas sanciones económicas vinculadas a la exportación de petróleo están agravando los efectos».

Las fuerzas de seguridad de Venezuela han sido responsables por la muerte de 5,287 personas en 2018 y de 1,569 hasta mayo del 2019 que han sido calificadas oficialmente como “resistencia a la autoridad”, algo que para la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas es un número “inusualmente alto”.

En un informe que presentará este viernes a la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, tras su visita a Venezuela el mes pasado (cuya versión preliminar ha trascendido a los medios), se indica que las Fuerzas de Acción Especial de la Policía Nacional (conocida por sus siglas como el FAES) realiza operativos que pueden ser calificados como “ejecuciones extrajudiciales”.

Las fuerzas que responden al gobernante Nicolás Maduro están enviando «escuadrones de la muerte» para asesinar a jóvenes y luego, indica el reporte, organizan las escenas para que parezca que las víctimas se resistieron al arresto.

Familiares detallan en el informe que han visto a hombres enmascarados vestidos de negro de las FAES. Llegan a hogares, irrumpen en domicilios, se llevan pertenencias e, incluso, han forzado a mujeres y niñas a quitarse la ropa.

Los testigos, en todos los casos, informaron que FAES manipuló la escena del crimen, plantando armas y drogas y disparando contra las paredes para simular confrontación y resistencia a la autoridad.

Bachelet visitó Venezuela el mes pasado para elaborar este informe.

Citado por la agencia Reuters, el informe dice que los asesinatos formaban parte de una estrategia del gobierno para «neutralizar, reprimir y criminalizar a los opositores y personas críticas con el gobierno».

En cuanto al derecho a la alimentación, el informe ha denunciado que «la escasez creciente de alimentos y su precio cada vez más alto se han traducido en un número menor de comidas con menos valor nutricional, elevados índices de desnutrición y una repercusión especialmente adversa sobre las mujeres».

«La situación sanitaria del país es grave», ha aseverado, indicando que «los hospitales carecen de personal, medicamentos y electricidad». La Encuesta Nacional sobre Hospitales de 2019 reveló que entre noviembre de 2018 y febrero de 2019 se produjeron 1.557 fallecimientos en los hospitales por falta de suministros.

«Los venezolanos merecen una vida mejor»

«Todos deberíamos estar de acuerdo en que los venezolanos merecen una vida mejor, sin miedo y con acceso a los alimentos, al agua, a la atención médica y a una vivienda adecuados, así como a otras necesidades básicas», ha dicho Bachelet.

La expresidenta chilena se ha adelantando a las posibles críticas del Palacio de Miraflores recalcando que «este informe no trata de política, geopolítica, relaciones internacionales o cualquier otra cosa que no sea los Derechos Humanos a los que todo venezolano tiene derecho».

«Exhorto a todas las personas con poder e influencia–tanto en Venezuela como en el resto del mundo– a que colaboren y contraigan los compromisos necesarios para solucionar esta crisis que está arrasándolo todo. Mi oficina está lista para seguir apoyando», ha declarado.

Agencias

Deja un comentario

*