Grupo de DDHH pide pronta acción de OEA para frenar crisis en Nicaragua

La presidenta del no gubernamental Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez, pidió hoy que el Grupo de Apoyo conformado en la Organización de los Estados Americanos (OEA) «comience a actuar cuanto antes» y que contribuya a «detener la violación masiva a los derechos fundamentales» en el país.

«Esperamos que comiencen a actuar pronto, no es suficiente que se hayan organizado. Necesitamos que empiecen a actuar ya«, declaró Nuñez al canal 12 de televisión (privado), al ser consultada sobre la instancia conformada por 12 países el 9 de agosto, reseñó DPA.
Aunque el Gobierno de Nicaragua advirtió que no permitirá el ingreso del Grupo de Apoyo, al que calificó de «injerencista», Núñez dijo que los mecanismos de la Organización de Estados Americanos le permiten apoyarse en entidades que están dentro del país como el Cenidh y otras ONG de derechos humanos.
La instancia se formó para coadyuvar en la búsqueda de una solución negociada y pacífica a la crisis en Nicaragua, que estalló en abril con una protesta estudiantil contra el Gobierno de Daniel Ortega.
La titular del Cenidh comentó que hoy Nicaragua vive «una situación de represión y violación de derechos humanos sólo comparable con la dictadura de Anastasio Somoza», derrocada en 1979.
Señaló además que en las últimas semanas aumentaron las capturas selectivas de personas ligadas a la oposición «por el simple hecho de asistir a una marcha cívica o expresar su respaldo».
Una de las más recientes fue la del abogado Carlos Cárdenas, asesor jurídico de la Conferencia Episcopal, secuestrado ayer lunes por presuntos paramilitares encapuchados.
«Buscan a la gente en las casas y si no encuentran al que buscan entonces atacan y secuestran a toda la familia. Han violado incluso los derechos humanos de ancianos y de niños«, afirmó Núñez.
Sobre el secuestro de Cárdenas, Nuñez anunció que llevarán el caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA, que mantiene un equipo de trabajo en el país. También la CIDH ha sido calificada de «injerencista» y «mentirosa» por el Gobierno.
El nombre de Cárdenas figuraba en décimo lugar de una lista de 43 abogados señalados como opositores y que circula en las redes sociales, donde también se difunden amenazas constantes contra médicos, docentes universitarios y periodistas.
La captura del abogado Cárdenas fue interpretado por opositores como un mensaje oficial de rechazo al Diálogo Nacional, paralizado desde inicios de julio, y a los obispos católicos, mediadores y testigos en ese proceso.
«El mensaje de la captura de Cárdenas es torpedear el diálogo; el Gobierno sigue con la intención de tener un diálogo a su medida con actores que puedan influenciar», opinó el catedrático Ernesto Medina, rector de la Universidad Americana (UAM) y asesor de la Alianza Cívica en el diálogo.
El conflicto que vive Nicaragua es el más grave de los últimos 40 años. Según el Cenidh, 309 personas han muerto desde el 19 de abril, en su mayoría asesinadas por policías y paramilitares, aunque otros organismos elevan la cifra a 448 y el Gobierno registra 198 muertes.

Deja una respuesta

*