Familia hondureña sacudida por incendio que dejó a cuatro niños muertos habla sobre lo ocurrido

Por primera vez desde que un incendio en una casa cerca del Aeropuerto Internacional de Miami cobró las vidas de cuatro niños, la familia hondureña garifuna sacudida por la tragedia habló sobre lo ocurrido.

Christopher Fernández, tío de los cuatro niños que fallecieron, fue a la vivienda, ubicada en 3621 NW 18th Terrace, donde se desató el siniestro el jueves por la tarde para recoger unos artículos y visitó la casa del vecino que trató de romper las ventanas para tratar de rescatar a los niños que se encontraban adentro para agradecerle sus esfuerzos.

Luego se detuvo frente a la entrada principal de la casa color crema que actualmente tiene las ventanas cubiertas con tablas de madera y realizó una breve rueda de prensa antes de subirse a su carro, conmovido en llanto.

A poca distancia de él, yacían un oso de peluche café y un ramo flores blancasque alguien les había dejado en la entrada del hogar. En el patio delantero todavía habían juguetes, incluida una bicicleta rosada.

“Lloramos, estamos desconsolados”, dijo Fernández, de 32 años. “No hay muchas palabras que pueda decir en este momento, solo pido buenos deseos, un poco de amor y apoyo”.

El tío aclaró que Neziyah Fernández, de 1 año, Nomar López, de 6 años, y NainaLee López, de 8 años, eran hermanos. HeyLin Mejía, de 11 años, era prima de los otros tres. Reportes iniciales publicados por el Nuevo Herald con información proporcionada por el Departamento de Policía de Miami se referían a los cuatro niños como hermanos.

Los niños vivían con su abuela, Norma Bonilla, de 57 años, en el hogar, dijo una amiga de la abuela. No está claro si los padres de los niños también vivían allí.

El caso sigue bajo investigación, según Michael Vega, vocero de la policía de Miami. Fernández dijo el jueves que dentro de la casa hay detectores de humo, pero no comentó sobre el motivo del fuego.

Según registros del Condado Miami-Dade, el dueño de la casa es Ronald Firman. Sunbiz.org indica que Bonilla es directora de una de las compañías de Firman, el Firman Foundation. Firman no ha respondido ninguna llamada telefónica.

Fernández brindó a este diario algunos detalles sobre quiénes eran los niños.

“Ellos siempre van a vivir en los corazones de nosotros”, dijo Fernández. “Tenemos muchas memorias con ellos”.

Christopher Fernández, centro, recoge artículos de la casa ubicada en 3621 NW 18 Terrace, en Miami, el jueves 2 de enero de 2020. El lunes 30 de diciembre de 2019 la casa se incendió, cobrando la vida de cuatro niños. Fernández, quien habló con miembros de la prensa, es el tío de los niños. 

El menor, Neziyah, era muy activo. Bailaba a menudo y corría de un lado a otro. Le gustaba jugar con sus hermanos, NainaLee Lopez, de 8 años, y Nomar Lopez, de 6 años, quienes disfrutaban ir al parque y a JumpZone.

NainaLee y Nomar también amaban nadar. Ambos asistían a Bridge Prep Academy.

A su prima, HeyLin, de 11 años, le encantaba peinar su cabello y ver películas de terror. “Ella era tan brillante,” dijo su tío, agregando que su escuela era SLAM.

Todos excepto NainaLee murieron el lunes por la tarde, poco después de que rescatistas del Departamento de Bomberos de Miami los llevaran al Centro de Trauma Ryder en el Jackson Memorial Hospital. Nainalee luchó por su vida hasta el miércoles.

Darren Caprara, portavoz de la oficina del médico forense del Condado Miami-Dade, dijo que la causa oficial de la muerte de los tres niños que fallecieron el lunes fue inhalación de humo. La “manera fue declarada accidental” en las tres muertes. Caprara dijo que la autopsia de NainaLee no se ha completado.

Una pariente de los niños abrió una página en GoFundMe el miércoles, antes de que falleciera NainaLee, para recaudar fondos para ayudar con los daños del incendio y los funerales. Fernández dijo el jueves que la familia no tiene aún detalles fúnebres.

Madeline Purdue, una portavoz de GoFundMe, le confirmó al Herald que la cuenta es legítima.

Jocelyn Perry, de 39 años, se identificó en una entrevista con el Herald como la creadora de la página y una prima de la familia en Miami. Dijo que ella reside en Virginia y se enteró de la noticia por medio de su cuenta de Facebook.

“No podía creerlo”, dijo Perry. “Lloré. Fue devastador“.

Vista exterior de una casa ubicada en 3621 NW 18th Terrace en Miami, Florida, el jueves 2 de enero de 2020. El lunes 30 de diciembre de 2019, la casa se incendió y cuatro niños.

El jueves por la tarde, la página había recolectado casi $10,000 de los $25,000 que tiene como meta.

El GoFundMe identifica a Jamie Propst y Sylvia Avila-Propst como padres de HeyLin. Jasmine Lopez era la madre de Neziyah, Nomar y NainaLee.

El jueves, Fernández hizo un llamado a la comunidad para donar al GoFundMe.

“Estamos adoloridos”, dijo.“Necesitamos el apoyo del sur de Florida. Nunca hemos sido una carga para nadie. Siempre nos hemos ocupado de nuestras cosas, pero necesitamos a la comunidad en este momento”.

Una amiga de la familia, que no quiso ser identificada, dijo que la familia tenía planes de recibir el año nuevo en Disney World. Ella dijo que habían planeado irse a Orlando la mañana del 31 de diciembre.

De acuerdo con las autoridades, rescatistas llevaron a Bonilla y su hija al hospital el lunes con heridas leves. Fernández dijo que ambas mujeres ya habían sido dadas de alta.

“Físicamente están bien, mentalmente están mal”, dijo Fernández.

Christopher Fernández, derecha, se va después de recoger algunos artículos de una casa quemada en Miami el jueves 2 de enero de 2020. El lunes 30 de diciembre de 2019, la casa se incendió y causó la muerte de cuatro niños. Fernández es el tío de los niños que perecieron en el incendio.

Otro amigo de la familia, Edson García, de 40 años, dijo en una entrevista con el Herald que manejó de Kissimmee a Miami el martes para abrazar a los que habían perdido a sus seres queridos. García dijo que conoció a Bonilla hace más de 12 años cuando él vivía en Miami.

Dijo que Bonilla es una abuela “especial”, y que ella le expresó su tristeza el martes cuando se vieron.

“Tu sabes cuánto amo a mis nietos, sabes que he estado allí para ellos toda mi vida”, recordó García que le dijo Bonilla en el hospital.

García, quien inmigró a los 10 años a Estados Unidos de Honduras, es un comediante y dijo que la comunidad Garifuna, un grupo indígena de Honduras, está sufriendo. La familia de Bonilla es garífuna.

“Todos estamos apesarados”, dijo García. “Y esto no ha terminado. El funeral será impactante; tenemos que prepararnos mentalmente”.

El Nuevo Herald

Deja una respuesta

*