Estados Unidos sanciona a cinco militares y funcionarios venezolanos cercanos a Maduro

Estados Unidos sancionó el martes a cinco militares y funcionarios cercanos a Nicolás Maduro, como parte de una campaña de “máxima presión” contra el gobernante, acusado de provocar la mayor crisis humanitaria en el continente.

El Departamento del Tesoro incluyó en su lista negra de personas “bloqueadas” a Remigio Ceballos Ichaso, almirante al frente del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana; Néstor Neptali Blanco Hurtado, mayor de la Guardia Nacional Bolivariana; José Adelino Ornelas Ferreira, secretario general del Consejo de Defensa de la Nación; Pedro Miguel Carreño Escobar, diputado de la Asamblea Nacional Constituyente, y Carlos Alberto Calderón Chirinos, alto funcionario del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional.

“El Tesoro está identificando a funcionarios de alto nivel que actúan en nombre del régimen opresivo del ex presidente venezolano Nicolás Maduro, que continúa participando en niveles atroces de corrupción y abusos contra los derechos humanos”, dijo el secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin. “Esta acción armoniza nuestros esfuerzos con los socios internacionales, como Canadá y la Unión Europea, que han impuesto sanciones contra los ex funcionarios del régimen de Maduro”.

Ceballos Ichaso jugó un papel clave en impedir la entrada a Venezuela de la ayuda humanitaria enviada por Estados Unidos a Cúcuta, en la frontera con Colombia. Blanco Hurtado está vinculado a la Dirección General de Contrainteligencia Militar, donde, según el Departamento del Tesoro, “es responsable del uso excesivo de la fuerza y el maltrato de los detenidos”. Ornelas Ferreira ha sido incluido por el rol de las FANB en la represión contra manifestantes y periodistas, mientras que Calderón Chirinos está acusado de torturar a un manifestante pacífico.

Carreño Escobar fue incluido por su papel en la ANC, una asamblea paralela creada por el gobierno de Maduro y considerada ilegítima por Estados Unidos y otros países.

Los cinco ya habían sido sancionados por los gobiernos de Canadá y la Unión Europea.

“Mientras Maduro y sus asociados continúan enriqueciéndose, el pueblo venezolano sufre brutalidad, violencia y opresión a manos de la inteligencia, la seguridad y las fuerzas armadas”, dijo el secretario de Estado Mike Pompeo en un comunicado. “La acción de hoy demuestra el compromiso continuo de los Estados Unidos de mantener la máxima presión sobre el antiguo régimen de Maduro para ayudar a garantizar una transición democrática en Venezuela”.

Miembros del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca también se reunieron recientemente para discutir sobre una lista de funcionarios vinculados a Maduro que serán sancionados por varios países de la región, según reveló este sábado Iván Simonovis, comisionado especial de seguridad e inteligencia, designado por el presidente de la Asamblea Nacional Juan Guaidó, quien asumió la presidencia interina de Venezuela en enero de este año.

Desde enero, Estados Unidos y una coalición de más de 50 países reconocieron a Guaidó como presidente legítimo de Venezuela y han impuesto sanciones a Maduro, sus familiares y su círculo cercano para presionar por su salida del poder. Las sanciones a los cinco funcionarios fueron anunciadas días después de que los representantes de Guaidó, Julio Borges y Carlos Vecchio, se reunieran con congresistas y funcionarios del Departamento de Estado y la Casa Blanca para pedir más presión contra el régimen de Maduro.

Pese a la campaña de “máxima presión”, Maduro se ha mantenido en el poder con el apoyo de los militares. Varios intentos de negociación con la oposición han fracasado, porque Maduro se ha retirado de las negociaciones sin hacer ninguna concesión. El gobierno estadounidense, por su parte, cree que las sanciones obligarán al gobernante a sentarse a negociar una salida política “de buena fé”.

“Quiero dejar en claro que cuando hablamos de sanciones, no estamos hablando de presiones porque sí. Las sanciones son el único motivo — y esto salió de la boca del mismo Maduro — por el que se sentó a negociar en Oslo”, dijo la subsecretaria adjunta para Cuba y Venezuela, Carrie Filipetti. “Creemos que con más presión negociará de buena y es algo que se requiere desesperadamente y que ha faltado en las negociaciones anteriores de 2016, 2017 y también de este año, 2019”.

La Unión Europea organizó una conferencia en conjunto con organismos de las Naciones Unidas para tratar el tema de la crisis de refugiados venezolanos a fines de octubre, pero el gobierno estadounidense ha expresado frustración con sus contrapartes en Europa por no sumarse a una campaña más amplia de sanciones contra los miembros del régimen.

Bloomberg reportó la semana pasada que la administración de Trump estaba considerando sanciones al Banco de España por no congelar activos de chavistas. La Casa Blanca declinó comentar sobre la historia pero no la refutó.

El Nuevo Herald

Deja una respuesta

*