El multimillonario detrás de los problemas financieros de Sears

Sears existe desde hace 132 años y es una de las empresas más emblemáticas de Estados Unidos. Pero su historia no evitó que esta semana la cadena comercial se declarara en bancarrota.

Tras el anuncio, el lunes, muchos concluyeron que la icónica tienda simplemente se había convertido en una víctima más de la nueva era tecnológica.

«No pudo competir contra Amazon«, resumieron varios analistas, reaccionando a la noticia.

Sin embargo, con el paso del tiempo, están surgiendo más y más voces que aseguran que los problemas de Sears -que por ahora seguirá operando de forma limitada- no tienen que ver con su competencia digital sino con su dirigencia.

Concretamente apuntan los dardos contra el antiguo gerente, presidente y mayor accionista de Sears Holdings, Eddie Lampert.

Lampert, uno de los hombres más ricos de EE.UU., maneja el fondo de inversiones ESL Investments y su fortuna asciende a US$1.100 millones, según la revista Forbes.

«Asumió el cargo de director ejecutivo del gigante minorista en problemas Sears Holdings (Sears, Kmart, Kenmore) en 2013 con la esperanza de cambiar su rumbo, pero fracasó estrepitosamente«, sostiene de forma lapidaria Forbes, en un perfil sobre el inversionista.

Una odisea de 15 años

En realidad, la conexión de Lampert con Sears comenzó mucho antes de que se convirtiera en el gerente del grupo hace cinco años (el lunes renunció a ese cargo pero sigue siendo el presidente de Sears Holdings).

El vínculo inicial con el grupo se remonta a 2004, cuando su fondo de inversiones compró una parte de Sears Holding.

 
Eddie Lampert es el presidente y mayor accionista de Sears Holdings y fue el CEO de la empresa durante cinco años.

Un año antes el inversionista también había comprado bonos de Kmart y adquirido una posición de control sobre esa empresa.

Y su éxito inicial en Kmart «cautivó a Wall Street», cuenta el periodista de Vanity Fair William D. Cohan, uno de los pocos que logró entrevistar al multimillonario.

En 2003 las ganancias operativas de Kmart fueron de alrededor de US$400 millones. Y al año siguiente, fueron de US$900 millones.

Y, según Cohan, este éxito hizo que Lampert cayera en la soberbia.

«Pensó que sabía algo sobre el comercio minorista cuando en realidad sabía sobre ingeniería financiera», escribió Cohan esta semana, en un artículo de opinión publicado por The New York Times.

Cohan y otros observadores creen que uno de los errores más grandes que cometió el inversionista fue fusionar a Kmart con Sears, en 2005.

Para muchos, la fusión de Kmart y Sears no fue una buena idea.

Lampert lo describió como «una transformación», pero luego decidió no invertir el dinero necesario para renovar las famosas tiendas.

En lugar de eso cometió lo que sus críticos aseguran fuesu segundo gran error: enfocarse en desarrollar y promover la página web de Sears y las ventas en línea.

Pero «Amazon se devoró el almuerzo de Sears (y su desayuno y cena)», graficó Cohen.

«Sears sucumbió a la arrogancia de Lampert«, concluyó el periodista en su lapidario artículo.

Leer más: BBC News Mundo

Deja una respuesta

*