El bebé de los duques de Sussex se hace esperar

El bebé de los duques de Sussex se hace esperar. Algunos hasta conjeturan que ya está aquí, otros que es de suponer que el príncipe Enrique y Meghan Markle no tardarán en anunciar su inminente paternidad. Y es que el palacio de Buckingham ha dado, según los seguidores de la pareja, una pista que puede ser clave. La Casa Real británica ha hecho públicos los planes del duque de Sussex para los próximos días, lo que podrían ser un claro indicador de que la llegada al mundo del pequeño está próxima. 

«El duque de Sussex visitará Holanda el miércoles 8 y el jueves 9 de mayo de 2019. Durante su visita, cumplirá con un compromiso oficial en Ámsterdam y posteriormente viajará a La Haya para iniciar la cuenta atrás de los Juegos Invictus La Haya 2020″, reza el comunicado de Buckhinham. Curiosamente, estos juegos fueron el escenario que acogió la primera aparición pública de Enrique y Meghan como pareja, en septiembre de 2017. El pasado otoño, el matrimonio inauguró la última edición de los juegos en Sidney en el que fue su primer viaje oficial al extranjero.

El nieto de Isabel II no es el único que tiene planes para la semana que viene. También el príncipe Carlos y Camilla tienen previsto viajar a Alemania el 7 de mayo para iniciar un recorrido de tres días.

Con todo, es sabido que este no va a ser como los partos exprés a los que nos tiene acostumbrados Kate Midleton, la duquesa de Cambridge. Ya lo avisaron los padres en un comunicado emitido hace un par de semanas, en el que se dejaba claro que todo lo que tuviera que ver con el bebé se llevaría a cabo «en privado». «El duque y la duquesa están deseando compartir las emocionantes noticias con todos, una vez que hayan tenido la oportunidad de celebrarlo en privado como familia», añadieron.

La madre de Meghan Markle, Doria Ragland, lleva días instalada en Windsor junto a su hija. Y la reina Isabel II también ha visitado a la pareja. Quien no está ni se le espera en el alumbramiento es Thomas Markle, el padre de Meghan, que no ha viajado al Reino Unido para conocer a su nieto. O mejor dicho nieta, porque muchos medios en el Reino Unido dan por hecho que la criatura será una niña y se llamará Diana, por Lady Di, por supuesto.

La inminente llegada de la criatura tiene lugar después de una serie de cambios que los recién casados han hecho en sus vidas personales y profesionales. De entrada está el traslado del palacio de Kensington, en el centro de Londres, al recientemente renovado Frogmore Cottage, en Windsor. Y el mes pasado se anunció que los Sussex se separarán por completo de los Cambridge y establecerán sus propias oficinas en el palacio de Buckingham, en vistas también a cuando Carlos, el príncipe de Gales, se convierta en rey.

Todo lo relacionado con la comunicación de los duques de Sussex esta supervisado por la recién nombrada portavoz Sara Lathman, la que fuera asesora principal en la campaña presidencial de Hillary Clinton. El 2 de abril los duques de Sussex lanzaron su propia cuenta de Instagram, @sussexroyal. Es probable que sea aquí donde se publique la foto oficial de los padres con su bebé.

Un bebé que ya tiene un ejército de fanáticos que han generado decenas de miles de libras para obras de caridad a través de la iniciativa viral #globalsussexbabyshower. El movimiento de base, iniciado por una mujer en las redes sociales alentando las donaciones antes del nacimiento, fue descrito por los duques de Sussex como “una sorpresa increíblemente especial” en su Instagram. Su cuenta rompió un récord mundial: un millón de seguidores en menos de seis horas.

el Periódico
https://www.instagram.com/p/BwR0wNFB1KI/?utm_source=ig_embed

Deja una respuesta

*