EEUU enviará más tropas a Arabia Saudí; no atacará a Irán

Estados Unidos enviará más tropas y equipo militar a Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos para reforzar la seguridad luego del ataque contra la industria petrolera saudí, informó el viernes el Pentágono, aunque por ahora, el presidente Donald Trump ha decidido no emprender un ataque militar inmediato contra Irán como represalia.

El secretario de Defensa Mark Esper dijo a los reporteros que se trata de un primer paso, y que no descarta nuevas medidas más adelante. El general Joseph Dunford, jefe del Estado Mayor Conjunto, indicó que los detalles del despliegue se afinarán en los próximos días, pero que no involucrarán a miles de soldados de Estados Unidos.

Otros funcionarios señalaron que probablemente el emplazamiento será de cientos de efectivos, y que el equipo de defensa que se enviará a Medio Oriente probablemente incluirá baterías de misiles Patriot y posiblemente radares mejorados.

El anuncio refleja los comentarios de Trump vertidos horas antes, cuando les dijo a los reporteros que presentar una actitud de moderación “muestra mucho más fuerza” que lanzar ataques militares, y que él quería evitar una guerra abierta contra Irán.

En lugar de ello, presentó nuevas sanciones al banco central iraní y dijo que lo más fácil sería lanzar ataques militares.

“Creo que el enfoque de la persona fuerte y lo que sí demuestra fuerza sería mostrar un poco de mesura”, manifestó Trump a los periodistas durante una reunión con el primer ministro australiano Scott Morrison. “Es mucho más fácil hacerlo de la otra forma, e Irán sabe que si se comportan inadecuadamente, están en muy mala posición”.

Dunford les dijo a los reporteros que el equipo y las tropas adicionales les darían a los saudíes una mayor posibilidad de defenderse contra los ataques aéreos no convencionales.

“Ningún sistema por sí solo podrá defender de una amenaza como esa”, señaló, “pero un sistema de capacidades defensivas en etapas mitigaría el riesgo de enjambres de drones u otros ataques que podrían provenir de Irán”.

Estados Unidos no ha presentado ninguna evidencia física de que Irán fue el responsable de los ataques, aunque ha insistido en que la investigación sigue en marcha, pero Esper dijo el viernes que Teherán produjo los drones y los misiles crucero utilizados en el ataque.

“El ataque del 14 de septiembre contra instalaciones petroleras saudíes representa un incremento drástico en la agresión iraní”, afirmó Esper, y añadió que hasta ahora Estados Unidos ha mostrado “gran moderación”.

Al decidir no lanzar un ataque estadounidense inmediato, por segunda vez en los últimos meses Trump desistió de una acción militar de gran envergadura contra Irán que muchos asesores en el Pentágono y otros temen que pueda desatar una nueva guerra en Medio Oriente. En junio, después de que Irán derribó un dron de reconocimiento estadounidense, en un principio Trump respaldó un ataque militar en represalia, pero luego lo canceló abruptamente porque dijo que habría provocado la muerte de miles de iraníes.

El viernes dejó la puerta abierta para una respuesta militar posterior, y dijo que la gente pensó que él atacaría a Irán “en dos segundos”, pero indicó que cuenta con “mucho tiempo”.

El Nuevo Herald

Deja un comentario

*