Doris Day, inolvidable intérprete de «Que será, será»

Doris Day, fallecida este lunes en California a los 97 años, permanecerá en el recuerdo sobre todo por «Que será, será», un éxito mundial que le permitió juntar las dos grandes facetas de su carrera: la canción y el cine.

La estadounidense tenía 34 años en 1956, cuando Alfred Hitchcock le dio el conmovedor papel de una madre cuyo hijo es secuestrado por espías en su clásico «El hombre que sabía demasiado».

Junto con James Stewart, Doris Day tuvo un papel a su medida: el de una cantante célebre que interpreta «Que será, será» para decirle a su hijo que pronto llegará la liberación.

La canción, compuesta por Jay Livingston y Ray Evans, logró el Óscar a la mejor canción original.

– Adorada por el público –

Day no ganó sin embargo ningún Óscar, a pesar de actuar en unas 40 películas y de lograr la admiración del público.

Su aspecto de vecina simpática, alegre y sin problemas no sedujo a la crítica y tuvo que conformarse con un «Grammy» por su carrera de cantante, durante la que grabó 650 títulos y una veintena de álbumes.

Para la crítica de cine Molly Haskell, Day era «la actriz más subestimada, la menos reconocida, que jamás pasó por Hollywood».

En lo personal, la vida no fue un camino de rosas para Doris Mary, nacida como Mary Ann Von Kappelhoff el 3 de abril de 1922 en Cincinnati (Ohio), en una familia de origen alemana.

Sus padres se divorciaron cuando tenía 13 años y ella acabó viviendo con una madre que la impulsó a subir a los escenarios.

Tras un grave accidente de coche, tuvo que abandonar el baile para dedicarse al canto.

Su carrera comenzó a principios de los años 1940. Doris Day cantó entonces para la «big band» de Les Brown, con el que interpretó «Sentimental journey», futuro himno del regreso de los soldados a casa tras la victoria en la Segunda Guerra Mundial en 1945.

Por aquel entonces, la joven ya se había divorciado de un primer marido, violento, acabando así con el primero de sus cuatro matrimonios.

Day rodó en 1948 su primera película, «Romance en alta mar», a la que siguieron cintas como «Las calamidades de Jane» (1953) o «Ámame o déjame» (1955).

– Estrella de comedias románticas –

Doris Day destacó sobre todo en comedias románticas como «Problemas de alcoba» (1959), que rodó junto con Cary Grant y Rock Hudson.

El día que cumplió 29 años, se casó con su futuro representante, Martin Melcher. A su muerte en 1968, Day descubrió que él había contraído numerosas deudas.

La estrella obtuvo una indemnización de 22 millones de dólares de un hombre de negocios contratado por Melcher para gestionar su fortuna.

Melcher adoptó al único hijo de la actriz, nacido del primer matrimonio de Day, Terry Melcher, que murió de cáncer en 2004.

A lo largo de su carrera, Day quiso defender su imagen de estadounidense amable, rechazando en 1967 la posibilidad de encarnar a la señora Robinson en «El graduado», al considerar demasiado atrevido el papel de esa madre que quiere seducir a un joven e inocente Dustin Hoffman.

«Me gusta ser alegre. Me gusta divertirme en un rodaje. Me gusta vestir ropa bonita y estar guapa. Me gusta sonreír y que la gente ría. Eso es todo lo que quiero», dijo en una entrevista.

En los años 1970, su carrera andaba en horas bajas y Day creó una fundación de protección de animales, que acogía en su residencia de Carmel, en California, donde era vecina de Clint Eastwood.

Ha sido esa fundación la que ha anunciado su muerte este lunes.

La artista pasó las últimas décadas de su vida lejos de Hollywood y cerca de los animales. En 2016, por su cumpleaños, esa vegetariana explicó a la revista Closer que le gustaba pasear con sus perros.

En 2004, el presidente George W. Bush el entregó la medalla de la Libertad, la mayor recompensa civil estadounidense.

AFP

Deja un comentario

*