Darién, el bebé cubano que nació en medio de la selva panameña

Mientras cruzaba la selva de Darién a Gladis Pérez Molina se le presentó el parto. Iba acompañada por su esposo y algunos familiares en la difícil travesía de cruzar toda Centroamérica y México para pedir asilo en la frontera de Estados Unidos.

Tras gritos de angustia que conmovieron a todos los migrantes, Pérez dio a luz en Metetí, un pequeño pueblo del oriente panameño. Nombró a su hijo Darién, como recuerdo del difícil paso, una selva inextricable donde muchos migrantes han perdido la vida.

“A hombros la cargamos durante ocho horas más hasta Metetí. Solicitamos una ambulancia, pero llegó 10 horas después, cuando la mamá ya había parido con la ayuda de una enfermera cubana”, le contó un testigo a Diario de Cuba.

Según contó la abuela de Darién, quien también va en la travesía, los migrantes salieron hace más de un mes de Trinidad y Tobago, uno de los pocos países a los cuales los cubanos pueden viajar sin visado. Desde ese país insular continuaron su camino recorriendo la peligrosa Venezuela y Colombia.

En la actualidad los padres y el bebé se encuentran bajo la protección del Servicio Nacional de Fronteras de Panamá y después de recibir el estatus de refugiado por parte del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, han decidido establecerse en el país istmeño, reportaMartí Noticias.

Miles de cubanos han abandonado la isla en los últimos meses en medio de una nueva crisis migratoria propiciada por el deterioro en las condiciones de vida. Los temores a un nuevo Período Especial y el enfriamiento en las relaciones con Estados Unidos han llevado a muchos cubanos a lanzarse a las selvas en busca del sueño americano.

Según diversos medios de prensa se calcula que en México hay alrededor de 6,000 cubanos a la espera de pedir asilo político en la frontera de Estados Unidos. Desde octubre del pasado año y hasta finales del mes de marzo han llegado a la frontera sur de Estados Unidos 8,371 cubanos. En todo el año fiscal anterior unos 7,000 cubanos se entregaron a agentes de la Patrulla Fronteriza.

El Nuevo Herald

Deja un comentario

*