Criterios

Ser pensionado: un calvario en Venezuela

Por: Angel Perozo

@anperozo

criteriosanper@gmail.com / anperozo2@gmail.com

 

Muchas veces los pensionados son percibidos como protagonistas de un sector de la sociedad que resulta incómodo al punto de ser catalogados, a mi juicio, injustamente, como una carga para muchos en el seno familiar y para el propio Estado. Sí, me refiero a los miles y miles de pensionados que, en su mayoría, se han convertido en un auténtico sector vulnerable de la sociedad venezolana.

Es muy lamentable reconocer que la ingratitud y la indiferencia colectiva son algunos de los antivalores que se han cimentado en un país, ya de por sí, signado por injusticias y errores históricos asociados al pensionado por cuanto es común que mucha gente repulse y desestime el formidable arrojo que incontables personas efectuaron durante muchos años en el sector productivo venezolano, así como en variadas instituciones que prestan servicios vitales a la colectividad como son la educación, la salud, la seguridad, la cultura, etcétera. Por tanto es vergonzoso el hecho palpable que la inmensa mayoría de pensionados tengan pensiones que no les alcanzan más que para sobrevivir en condiciones de franca precariedad económica y social. Muy lamentable.

A decir verdad, es muy triste e indignante a la vez lo que sienten día tras día numerosos pensionados en toda Venezuela como consecuencia de la indiferencia y el abandono social al cual están sometidos, ya que además de los anquilosados ingresos que obtienen también son víctimas de numerosos contextos que han hecho de su vida un auténtico calvario lo que, aunado al deterioro de sus condiciones físicas y emocionales, derivado del peso de la edad y de las enfermedades crónicas adquiridas por el paso del tiempo,  los pensionados deben imprescindiblemente hacer gestiones complejas que  demandan su presencia física, como es el caso de las firmas de sobrevivencia y otras diligencias que por desgracia requiere la burocracia gobernante; tramites que les generan múltiples angustias, incomodidades y gastos de transporte que laceran aún más su endeble economía, más aun en un país donde ha desparecido el efectivo por completo.

Pero también prevalecen otras circunstancias indignantes las cuales tienen que ver con la atención médica direccionada hacia este sector en retiro tal como lo sentencio un pensionado que no quiso identificarse por temor a represalias gubernamentales:“… Nosotros sufrimos de desatención y malos tratos por parte de representantes de las instituciones correspondientes, amén de tener que esperar mucho tiempo para lograr las citas de especialidad y de padecer el surtido insuficiente de los medicamentos que necesitamos con apremio… esto es injusto desde todo punto de vista”… “Y por si esto fuera poco…-advirtió- … “somos víctimas de los políticos sin escrúpulos que en tiempos electorales se nos acercan demagógicamente para pedirnos el voto, prometiendo villas y castillos para cuando lleguen al poder, pero que después se olvidan olímpicamente de lo que cacarearon.”.

Ante la injusta situación que padecen estos venezolanos, es deseable y de alto contenido humano que se tome conciencia crítica sobre lo que padecen los pensionados en este país suramericano cuando van en procura de su pírrica pensión y exigir a quienes están al frente de las instituciones gubernamentales responsables de garantizar este beneficio social a que  atiendan sus legítimas demandas y solicitudes.

Lo fundamental es que se mejore a corto y mediano plazo la situación económica, social y cultural de quienes dejaron lo mejor de su existencia para el desarrollo integral de la sociedad venezolana, razón por la cual sería absolutamente justo que todos los pensionados puedan disfrutar de una vida digna y decorosa durante los últimos años de su vida.

Deja una respuesta

*