Covid-19 asesinó a varios residentes mayores que participaron en un juego de póker en Aventura

La relevancia del distanciamiento social se puso en evidencia cuando un grupo de ancianos que se reunía semanalmente para jugar póker culminó en tragedia debido a COVID-19.

Marcy Friedman, quien nació en la ciudad de Nueva York, disfrutó de su vida de jubilada en el sur de Florida.

Su hijo, Andrew Friedman comentó a local10.com, «Tenía 94 años cuando falleció, pero tenía una vida social más activa que yo, jugando a las cartas todas las noches, yendo a cenar con sus amigos».

El póker era su pasión. Cuatro o cinco veces a la semana, ella ayudó a organizar juegos con sus amigos, aseveró Friedman.

El último juego que tuvo fue en su condominio en Aventura fue el 11 de marzo, ya existía la pandemia de coronavirus en EEUU, pero no se practicaba el distanciamiento social.

«Tres o cuatro días después del partido, ella me llamó y me dijo que tenía problemas para respirar y la insté a que llamara al 911, y la llevaron al hospital el 15 o el 16», dijo Andrew.

Aventura Hospital es donde se trató a Marcy y donde dio positivo por COVID-19. También es donde más tarde murió del virus.

Beverly Glass y Frederick Sands, que también estaban en ese juego de póker, también se enfermaron con COVID-19.

Fueron atendidos en el Memorial Regional Hospital de Hollywood, en la misma habitación, y murieron con días de diferencia.

Los otros cinco jugadores de esa noche lucharon contra los síntomas del coronavirus y sobrevivieron.

 «El intercambio de abrazos, el intercambio de fichas puede haber hecho que se contagiaran de Covid-19 «, comentó el hijo de la anciana.

Andrew pudo conversar por video con su madre antes de que ella falleciera, gracias a las enfermeras y los médicos del Hospital Aventura.

Funte: Miami diario

Deja una respuesta

*