Contienen fuga de aguas negras en parque Oleta, cerca de Sunny Isles Beach

Ha sido contenido el vertido surgido tras la rotura, hace una semana, de la tubería de aguas residuales que pasa 12 pies bajo el mar en el puente de la NW 163 street, muy cerca de Sunny Isles Beach, sin embargo permanece la prohibición de practicar actividades náuticas hasta que autoricen las autoridades sanitarias.

El derrame fue contenido durante la madrugada del sábado, cuando el contratista de emergencia del Departamento de Agua y Alcantarillado de Miami-Dade (WASD, por sus siglas en inglés) instaló con éxito un dispositivo de succión que recoge las aguas residuales que salían a través una fuga de dos o tres pulgadas de la tubería dañada, logrando redirigir el escape hacia al sistema de alcantarillado sanitario.

Desde el domingo 11 de agosto, fecha en que se detectó la rotura, hasta la actual reparación, se calcula se derramaron 1,6 millones de galones de aguas negras.

El comunicado de prensa, señala que esta solución temporal permite a los contratistas continuar trabajando en la instalación de la línea de derivación, que aislará la porción dañada de la tubería, hasta una reparación permanente.

El aviso de evitar el contacto con el agua sigue vigente

El personal de WASD continúa solicitando a los residentes de las municipalidades de Sunny Isles Beach, Golden Beach y North Miami Beach que utilicen solo el agua imprescindible para así contribuir a disminuir el flujo del líquido en el sistema de aguas residuales.

El WASD no puede interrumpir el flujo en las tuberías que transporta las aguas residuales hacia el oeste a la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales del Distrito Norte, porque afectaría el servicio de alcantarillado a las ciudades de Sunny Isles Beach, Golden Beach y la comunidad Eastern Shores de North Miami Beach. Con las actuales reparaciones estas comunidades no notarán ninguna interrupción del servicio.

El Departamento de Salud del Condado de Miami-Dade y el Departamento de Recursos Regulatorios y Económicos están realizando las pruebas pertinentes en la zona afectada. La prohibición a tener contacto con el agua en dicha área permanecerá hasta que transcurran dos días consecutivos de pruebas sin detectar ningún tipo de contaminación.

La zona contaminada comprende, el lago Maule, ubicado al norte del vertido, el Intracoastal al este, la entrada de Haulover (incluida la playa) hacia el sur y la parte oeste continental de Haulover.

También se afectó el cuerpo de agua del Parque Greynolds, el Parque Estatal del Río Oleta y sus playas y las playas ubicadas a 500 pies al norte y sur de la entrada de Haulover, así como la playa ubicada en la ciudad de Bal Harbour, justo al sur de la entrada de Haulover».

DLA

Deja un comentario

*