CIDH exige a Estado nicaraguense investigar y castigar muerte de indígenas

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA denunció el ataque contra una comunidad indígena en Nicargua por un conflicto de tierras que dejó seis muertos.

«El Estado incumple obligaciones internacionales de proteger integridad, vida y territorios indígenas si no previene, investiga y castiga estos hechos», afirmó la CIDH en un tuit publicado esta mañana.

Unos 80 hombres armados atacaron una comunidad indígena en el Caribe norte de Nicaragua y dejaron seis personas muertas y otras 10 desaparecidas, denunciaron el jueves las autoridades comunitarias.

La Policía Nacional sólo ha confirmado la muerte de dos personas.

Gustavo Sebastián Lino, líder del gobierno territorial de Sauni As, dijo que el hecho ocurrió al atardecer del miércoles en Alal, una comunidad habitada por indígenas mayagnas situada a 30 kilómetros del municipio minero de Bonanza, en la reserva de biosfera de Bosawás.

Los atacantes “tomaron la comunidad, asesinaron a seis personas y quemaron varias casas”, indicó Lino. Agregó que los pobladores también reportaron la desaparición de al menos 10 habitantes del lugar. Los desaparecidos estarían en poder de los colonos, según Lino, según dijo a el diario La Prensa.

Lino identificó a los atacantes como “colonos”, agricultores mestizos que en los últimos años han sido acusados de invadir territorios autónomos indígenas, talar sus bosques y convertirlos en fincas agrícolas y ganaderas.

Señaló que usaron diversas armas como pistolas, rifles y escopetas.

“La situación se ha agravado. Estamos demandando y haciendo saber que necesitamos, de manera inmediata, la atención interinstitucional en nuestras comunidades”, dijo el líder mayagna.

Amaru Ruiz, director de la ambientalista Fundación del Río, confirmó el ataque y señaló que los “colonos” han afectado a poblaciones de mayagnas y mísquitos en la región del Caribe norte y también a comunidades que habitan en la reserva de biosfera de Indio Maíz, en la frontera con Costa Rica.

“Son procesos de invasión de colonos que suceden tanto en Bosawás como en Indio Maíz, hay conflicto porque las comunidades indígenas se resisten a salir de sus territorios. Recordemos que son territorios titulados los que los invasores y colonos llegan a tratar de sacarlos y ocupar esas tierras”, manifestó Ruiz al diario La Prensa.

El gobierno de Nicaragua no ha confirmado ni desmentido el ataque en Alal. Sólo la Policía Nacional emitió un comunicado en el que reporta la muere de dos personas por impactos de bala.

El territorio Sauni As comprende 16 comunidades y se extiende sobre casi 164.000 hectáreas en la reserva de biosfera de Bosawás, un área protegida por el Estado pero que en la última década ha sufrido la tala y el saqueo por parte de empresas madereras.

Según un informe reciente del no gubernamental Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), con sede en Costa Rica, en 2019 grupos de “colonos” causaron decenas de asesinatos, secuestros y agresiones físicas y sexuales a indígenas en Nicaragua.

El CEJIL asegura que la situación amenaza con la extinción de las poblaciones indígenas de Nicaragua, pues ha provocado el desplazamiento interno de miles de personas fuera de sus territorios de origen.

VOA

Deja una respuesta

*