Ben Affleck vuelve a rehabilitación gracias a su ex Jennifer Garner

Jennifer Garner está decidida a que el padre de sus hijos, Ben Affleck resuelva sus problemas con el alcohol, tanto así que el pasado miércoles, acudió a casa del actor y director de cine ganador de dos Oscar para convencerle de que ingresara de nuevo en una clínica de desintoxicación.

Jennifer Garner está decidida a que el padre de sus hijos, Ben Affleck resuelva sus problemas con el alcohol, tanto así que el pasado miércoles, acudió a casa del actor y director de cine ganador de dos Oscar para convencerle de que ingresara de nuevo en una clínica de desintoxicación.

La también actriz parece ser una figura de referencia para Affleck, que atendió la petición y aceptó probar de nuevo.

La propia Garner le llevó en su carro hasta una clínica especializada en Malibú. Es la tercera vez que intenta dejar el alcohol.

Garner habló con Affleck cuando se publicaron unas fotos en varios medios de comunicación de Estados Unidos en las que se le veía recogiendo en la puerta de su casa cajas con cervezas y botellas de whisky, reseñó “El País”, de España.

En las imágenes, el actor aparecía con aspecto descuidado y vistiendo camiseta gris oscura y un pantalón de chándal. La caja contenía cervezas de la marca Pacífico y botellas de whisky escocés Johnnie Walker Blue Label.

Las fotos fueron tomadas el pasado lunes mientras la actriz recibía, acompañada de los tres hijos de la pareja y de familiares, amigos y otros actores, una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

Affleck festejaba su 46 cumpleaños acompañado de una nueva conquista tras acabar su relación con la productora de Saturday Night Live, Lindsay Shookus, de 38, con quien ha estado saliendo durante más de un año y con quien se le vio por última vez el mes pasado en Puerto Rico, donde él graba la próxima película de la directora Dee Rees, “The Last Thing He Wanted”, para Netflix.

Su nueva acompañante es la modelo Playboy Shauna Sexton, de 22 años. Originaria de Virginia, fue nombrada Miss May 2018.

El pasado noviembre, Ben Affleck recayó en sus problemas con el alcohol y tuvo que ingresar unos días en un centro de desintoxicación.

Era la segunda vez que recibía ayuda profesional. El actor y director confesó en marzo de 2017 que acababa de terminar un tratamiento por su alcoholismo tras varios años de lidiar con sus problemas con la bebida.

En 2017, Affleck admitió públicamente en un comunicado sus problemas con el alcohol: «Quiero que mis hijos sepan que no hay de qué avergonzarse por buscar ayuda cuando la necesitas». No precisaba cuándo recibió el tratamiento por adicción al alcohol, pero el intérprete recordó que lo primero que hizo para afrontar la situación fue reconocer el problema y recibir el apoyo de seres queridos: «Este fue el primero de muchos pasos para una recuperación positiva».

 

Fuente: Diario Las Américas

Deja una respuesta

*