Bélgica dejó a Inglaterra sin chance de bronce mundialista

Eden Hazard celebró su gol ante Inglaterra

Bélgica, con los goles de Thomas Meunier y Eden Hazard, mejoró su historia en un Mundial y se marchó de Rusia 2018 con el tercer puesto en el bolsillo a costa de Inglaterra, que pagó su aparente desmotivación.

El duelo de los frustrados lo cierra el conjunto de Roberto Martínez con una sonrisa. Fue cuarto en México 1986, en la otra ocasión en la que alcanzó una semifinal. Francia le arrebató la honrilla. Ahora, en San Petersburgo, donde padeció tres días atrás su mayor revés en esta competición, logró agrandar sus cifras. Un premio para esta gran generación.

Por segunda vez coincidían en Rusia 2018 ambas selecciones. Las dos sin un objetivo mayor. La anterior, en la fase de grupos, con la clasificación resuelta, para definir puestos. Esta, para salvar el honor. También en aquella ocación ganó Bélgica (1-0).

El partido que nadie quiere jugar concedió a Bélgica un premio que difícilmente podrá consolar a su afición, pero que les reconoce como una de las grandes noticias del Mundial de Rusia. No llegaron a su objetivo, pero en su trayecto dejaron muestras de un fútbol bien cocinado, en el que Hazard y De Bruyne pusieron el picante. El cocinero, Roberto Martínez, un catalán que supo elegir el menú cada día para alimentar a su afición de forma alegre. Y para terminar se merendaron a Inglaterra en una partido muy abierto con goles de Meunier y Hazard en sendos contragolpes.

Por primera vez en su historia Bélgica alcanza el tercer puesto en una Copa del Mundo. Un mérito indiscutible al que hay que añadir la atractiva propuesta futbolística. No fue ante Inglaterra, donde primó la eficacia, donde se vio el más vistoso de sus partidos. Dos contragolpes certeros terminaron con la oposición de una selección británica que adoleció de certidumbre en los últimos metros.

 

Fuente: El Comercio y La Vanguardia

Deja una respuesta

*