Atacante del torneo de videojuegos en Jacksonville era poco sociable

Un tiroteo este domingo en un restaurante donde se disputaba un torneo de un videojuego en Jacksonville (Florida) ha dejado dos víctimas mortales. A su vez el agresor, identificado como David Katz, un hombre blanco de 24 años originario de Baltimore (Maryland), se suicidió en la escena del crimen, según el sheriff local, Mike Williams. El jefe de policía aseguró que Katz era uno de los participantes de la competición y empleó al menos una pistola. Añadió que tienen indicios de que durmió anoche en un hotel de la ciudad. No avanzó ninguna hipótesis sobre los motivos del tirador. El tiroteo dejó además 11 heridos, nueve con heridas de bala.

El suceso ocurrió en torno a la una y media de la tarde, hora local, durante un torneo del videojuego de fútbol americano Madden NFL en un restaurante de un concurrido centro comercial. El evento estaba siendo retransmitido en directo por Internet. En un vídeo que circuló por redes sociales se ve a dos jugadores sentados ante la pantalla, relajados y sonriendo, cuando comienzan a escucharse las potentes y secas detonaciones de los disparos y, acto seguido, los gritos de la gente. De inmediato se corta la retransmisión. Justo antes de que empiecen los tiros se puede distinguir durante un instante lo que parece un punto láser moviéndose errático sobre el pecho de uno de los jugadores. Durante el tiroteo hubo al menos 13 disparos.

Uno de los participantes en la competición, Drini Gjoka, escribió en Twitter tras el tiroteo. «Soy realmente afortunado. Una bala me rozó un pulgar. El peor día de mi vida. Nunca más en vida daré nada por sentado. La vida puede esfumarse en un segundo». Otro jugador, identificado en Twitter como @DubDotDUBBY, escribió que sufrió una rozadura de bala y fue atendido en el hospital.

El centro comercial Jacksonville Landing está situado en la zona de negocios más céntrica de la ciudad (de unos 900.000 habitantes y situada en el noreste de Florida), tiene una veintena de restaurantes y unas setenta tiendas. Recibe cada año miles de visitas de vecinos y turistas.

El sospechoso de un tiroteo mortal en un torneo de videojuegos en JacksonvilleFlorida, era conocido por casi no hablar con otros participantes y a veces tenía un estilo de juego informal, de acuerdo con contrincantes del campeonato, quienes estaban desconcertados de que su deporte virtual pudiera terminar en un baño de sangre.

«No tiene sentido por qué lo haría», dijo el lunes Shay Kivlen, de 21 años, de Seattle. «En ‘Madden’, uno nunca se enoja tanto por una derrota como para hacer algo así».

El jefe de policía de Jacksonville, Mike Williams, ha rehusado hablar sobre el móvil de Katz para disparar dentro de una sala de juegos conectada a una pizzería en The Jacksonville Landing, un centro comercial con restaurantes y tiendas a la orilla del río St. Johns. Williams dijo que Katz usó al menos una pistola en el ataque.

Puede haber mucho en juego en estos torneos. El campeonato de Jacksonville tenía una bolsa de 5.000 dólares a dividirse entre los finalistas. Kivlen dijo que algunos jugadores dependen de este dinero para mantenerse.

Pero Kivlen y otros jugadores insisten que la mayoría de los “gamers” toman las derrotas con calma, incluso cuando hay dinero de por medio, siguen viendo los torneos solo como un juego.

«Nadie merece morir por un videojuego», dijo Derek Jones, de 30 años, quien viajó desde Santa Fe, Nuevo México, para competir en Jacksonville. «Solo estamos tratando de ganar un poco de dinero para nuestras familias”.

El fabricante del videojuego, EA Sports, dijo que el campeón del 2017 fue David Katz.

Jones dijo que conocía a Katz por los sobrenombres que usaba en línea _muchas veces era «Bread» (pan) o “Bread Slices» (rebanadas de pan)_ y había jugado contra él pero nunca hablaron personalmente. Kivlen dijo que cuando Katz se presentaba en persona a los torneos, daba la impresión de nunca socializar y evitaba a las personas que trataban de hablarle.

El momento en el que inició el tiroteo

«Siempre supimos que era un poco diferente porque no era sociable para nada», dijo Kivlen, agregando que el comportamiento extraño de Katz también se manifestaba en su manera de jugar.

«Hacía cosas raras en línea que otras personas no harían. Atrapaba una pelota y comenzaba a dar saltos fuera de lo normal en lugar de avanzar más yardas, perjudicándose. No sé qué es lo que hacía», agregó.

 

Fuente: El País

Deja una respuesta

*