Aparente «suciedad» en playas de Miami-Dade es ciclo normal de la naturaleza

En varias playas de Miami-Dade, como en Crandon Park, en Key Biscayne, o en North Miami Beach, los bañistas se encuentran con lo que se podría ser interpretar como restos de algas o «suciedad».

Pero en realidad se trata de algas marinas. «Es parte del ecosistema marino y eso está regulado por el estado», indicó Victoria Galván, gerente de comunicaciones y mercadeo del Departamento de Parques y Recreación del Condado Miami-Dade. Por lo tanto, hay limitaciones: el Condado no puede recoger esas algas y tratarlas como si fueran basura.

Además, hay un fenómeno adicional: estamos en temporada de cría de tortugas marinas, del 1ro. de mayo hasta octubre. Los tortugas marinas llegan a las orillas y dejan sus huevos en las algas. «Por eso no se nos permite utilizar maquinaria pesada en las playas, porque esas son especies en vías de extinción. No podemos acabar con sus nidos», precisó Galván.

Lo que sí pueden hacer es retirar ciertos escombros de vegetación marina y desperdicios que hayan dejado los visitantes. También pueden arrastrar al mar, con una herramienta (una especie de cuchilla) muy ligera, esa alga marina.

Pero cuando hay marea baja el alga regresa a las orillas, y solo es cuando hay marea alta el momento en que, con la ayuda de dicha cuchilla, se devuelve el alga al mar.

La presencia de esa alga puede ser muy molesta para los bañistas y visitantes, sobre todo si no se entiende que ese material marino contiene en su interior alimentación y nutrientes para los peces y si eso se altera, se altera asimismo el ciclo de vida de esas especies. «Es parte de la madre naturaleza», subrayó Galván.

Estas algas marinas pueden resultar incomodas para los bañistas, pero hay que tener en cuenta que forma parte del ecosistema marino.

 Estas algas marinas pueden resultar incomodas para los bañistas, pero hay que tener en cuenta que forma parte del ecosistema marino.

«Nuestro mensaje para cualquiera que visite nuestras playas es que las disfrute, que respeten el hecho de que estamos compartiendo la vida marina», enfatizó la funcionaria condal.

Esa aparente «suciedad» en las playas, que a primera vista podría desalentar a los bañistas, da refugio a especies migratorias y es fundamental para cerca de 120 especies marinas, algunas de ellas en vías de extinción.

DLA

Deja un comentario

*