Amazon se encamina hacia un futuro sin repartidores con la adquisición de la compañía de vehículos autónomos Zoox

El gigante tecnológico Amazon ha comprado la startup de vehículos autónomos Zoox. Las negociaciones entre ambas empresas se conocieron al finales de mayo y ahora Amazon lo ha confirmado oficialmente. Se trata de la mayor inversión que realiza Amazon en este tipo de tecnología y, como ya adelantaron los analistas, con este movimiento la compañía de Bezos busca reducir gastos en personal de reparto.

Y es que el sueldo de los conductores de transporte de entrega de paquetería es uno de los mayores costes que asume actualmente la compañía, unos 20.000 millones de dólares anuales según los analistas Morgan Stanley. Un montante que no dejará de subir, esta firma asevera que en los próximos años podría ascender a 90.000 millones de euros por ejercicio.

Más allá de ser un movimiento estratégico, también ha sido un negocio redondo, ya que Financial Times o The Information fijan el montante de la inversión en estaría entorno a los 1.000 millones de euros, pues Amazon no ha desvelado cifra. La suma que corresponde a los beneficios netos que Zoox ha recaudado hasta el momento, pero se esperaba que el acuerdo ascendiese a los 3.200 millones de dólares en los que estaba valorada la compañía.
No obstante, también ha que tener en cuenta que la crisis del coronavirus ha golpeado asimismo a esta startup: en abril de este año despidió a unos 100 empleados de los cerca de 1.000 que tiene en plantilla.
La adquisición de Zoox sigue la estela de otras inversiones previas de Amazon enfocadas a reducir plantilla mediante el uso de máquinas: en 2012 adquirió la firma de robots Kiva Systems para la gestión autónomo de sus almacenes, o que suposo una reducción de operarios.
Además, también lleva tiempo coquetando con la idea de utilizar drones de reparto y, el año pasado, presentó un robot de reparto experimental bautizado como Scout y que funciona como una especie de carro de la compra autónomo.

Deja una respuesta

*